Cada desilusión de Independiente expone a Almirón al foco crítico

Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
El empate ante el modesto Sarmiento volvió a ubicar al DT en el centro de los cuestionamientos
Francisco Schiavo
(0)
23 de febrero de 2015  • 00:09

Hubo algo de entrada. Narices fruncidas. El fútbol argentino tiene eso de las primeras impresiones. Gusta o no gusta. Sin vueltas. Y Jorge Almirón nunca le cayó en gracia a la gente de Independiente . Nadie sabe bien porqué. Ni siquiera le alcanzó con haberse declarado hincha de los Rojos en la primera conferencia de prensa. Tampoco con la muy buena campaña en la vuelta a la A. Quedó en una cuestión de piel, de urticaria. Y así será partido a partido. Tendrá paz en las victorias, como ante Newell's por 3-2, en el debut, en Rosario, y sufrirá en casa si no gana, como en el 1-1 ante Sarmiento, que bien puede considerarse una derrota por las grandes diferencias de nombres y presupuestos. Por la ilusión y la decepción. Por aquel canto que termina en un corte de mangas. El hombre, formado como futbolista y entrenador en México, de piel curtida por el sol, de gesto de galán latino o de villano con lunar en el labio, toma el atajo en el Libertadores de América hacia los vestuarios. El pasto levanta sopor y lo agobia. Sólo cosecha repudio. Ni mira a las tribunas. Y eso que empató? Todo hubiera sido peor si Rolfi Montenegro aún estuviera entrenándose con la reserva. Sólo que el emblema de Independiente cedió, firmó la rescisión del contrato y se refugió en su club de origen, Huracán. El efecto colateral, acaso, no hubiera podido medirse con el ídolo marginado por el DT. Sólo así resistió un poco más la figura de Almirón en este comienzo de campeonato, con la electricidad que corrió por las venas de Avellaneda, en un estadio cubierto por la esperanza y decepcionado por el apagón futbolístico. ¡Vaya oscuridad!

A Almirón le cuesta ganarse a la gente porque Independiente no convence. Es demasiado apresurado decir si juega bien o mal en un planeta tan resultadista. Pero, al menos, genera desconfianza cuando ataca, ahora, con el sistema 4-4-2. Para medir los parámetros defensivos Sarmiento no será una prueba concluyente: atacó cuando pudo y sin correr riesgos desmedidos. Pero, en lo que dependió de los Rojos, las variantes escasearon. Es cierto que se toparon con muchos hombres en el campo propio, pero, ¿qué esperaban? Así será de acá en más. Los ascensos masivos equipararon la categoría, aunque no las posibilidades de unos y otros en cuanto al presupuesto y la convocatoria.

De a ratos pareció uno de esos tantos partidos de la B Nacional con los que Independiente se dio la nariz contra el piso. De dominio estéril y de infructuosa tenencia de la pelota. De nada le sirvió sentirse el dueño del asunto sin don de mando ni ideas claras. Diego Rodríguez, el Torito que llegó de Godoy Cruz, corrió a la par de Mancuello, pero nunca hubo un pase claro. No es cuestión de definir todo en la ausencia de Montenengro. Pisano, pese al empate agónico, casi nunca asumió el protagonismo cuando quemaron las suelas. Se notó en el toque lateral, intrascendente, pero rara vez perforó con esa pelota en profundidad. Es un talentoso. Y se le exige como tal. Los Rojos lo necesitan conectado. No disperso.

El que se rompió el lomo fue Albertengo. Flaco como un junco, el delantero aguantó, pivoteó, levantó la cabeza y asistió. Fue una lástima que el cabezazo, tras un centro de Papa, haya rebotado en el palo. Si alguien se merecía un gol, era él. Por el sacrificio y por la más sana comprensión del juego colectivo. Quedó como el más genuino exponente de una idea que todavía no saca lo mejor de sí. La tarea pendiente quedó por el lateral izquierdo. Tagliafico cumplió en la marca. Papa hizo agua en la salida. No es culpa suya si lo ponen en un puesto en el que no puede rendir. Atención.

El alma cayó al sótano con un centro de la izquierda que Cuevas cabeceó a la red. Otra vez la misma historia. Independiente apenas si salió a flote con el toque de pisa, tras unas buenas intervenciones de Albertengo y Valencia. Son señales. Aunque Independiente no tiene que dar veredictos apresurados. Será lo peor.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.