La columna de Calamaro sobre Messi en El País: "El milagro no es un método"

Crédito: Europa Press
(0)
25 de marzo de 2019  • 15:28

La dependencia de Argentina con respecto a Lionel Messi es tema de debate nacional después de la derrota frente a Venezuela en el regreso del astro argentino a la Selección. Cada habitante del suelo nacional tiene una opinión al respecto del impacto, tanto positivo como negativo, de la presencia de la Pulga.

Hasta el propio Lionel Scaloni reflexionó sobre su aporte en la conferencia de prensa previa al amistoso del martes frente a Marruecos: "Lo lógico es que Messi venga a una selección consolidada. Tenemos tiempo para corregir y lo haremos. Lo lógico es que Messi venga a una selección consolidada. Tenemos tiempo para corregir y lo haremos".

Andrés Calamaro, exitoso músico y fanático del deporte, aportó su mirada en una columna en El País. "En la cancha juegan once contra once. Leo ofrece garantías en uno de los once puestos, como diez puro para habilitar jugadas de contraataque o, si tiene con quién, la creación del juego", comienza su análisis.

"Hay que pensar en una selección aguerrida en lo táctico y definitiva en las individualidades", explicó. "Hay que tener un equipo para creer y querer, un once; Messi puede ser el número doce, siempre va a estar para hacer bien lo que sabe. Pero enloquecer al país, y al mundo, en una discusión acalorada por el destino de un jugador, aunque sea un virtuoso contrastado, no es fútbol: es comunicación inflamada, infectada. En pocas palabras, un seleccionado de fútbol, no un contrato con las indumentarias deportivas", agregó.

Encontrar un equipo y no entregarse al monólogo salvador de un Dios pagano. "Insistir con el mismo problema, esperando que se resuelva milagrosamente (o gracias a los milagros de alguien) no es un método que responda a nada intrínseco del fútbol, nada puro. No es un método. Son cuestiones comerciales y federativas", analizó Calamaro.

Su columna es una oda a la búsqueda de una identidad que la Argentina aún no tiene, empecinada en que Messi rescate una y otra vez a un equipo sin sentido colectivo: "Las hinchadas asumen la identidad del juego que hacen propia, eso también es fútbol; en las malas y en las buenas, la épica y la eficacia. Cuando Brasil gana en México 70 es un equipo; cuando ganan Alemania, Inglaterra o Italia, son equipos".

Como ejemplo, viaja en el tiempo hacia los Mundiales que Argentina ganó en 1978 y 1986: "Argentina ganó los mundiales con guerreros tácticos; sin Mario Alberto K y sin Diego quizá hubiera sido otra la historia; pero estaban. Jugaron acompañados por nombres que resuenan en el fútbol eterno que refluye el destino de la gloria".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?