El domingo japonés de River: a la mañana, Gallardo le dio pista a Pisculichi; a la noche, el plantel le tomó el pulso al rival del debut