Campagnuolo: "Había que ganar de cualquier manera"

El arquero de Racing, como sus compañeros, fue autocrítico con el rendimiento del equipo
(0)
17 de diciembre de 2001  

La felicidad que se distinguía en cada rostro de los hinchas de Racing parecía fusionarse con cada uno de los futbolistas académicos. La euforia era la misma. La expectación por alcanzar el título luego de tres décadas y media de oscuridad deportiva se palpaba en todos los jugadores que al salir del vestuario recibían los alaridos triunfales de sus fieles enloquecidos, extasiados, al borde del delirio.

José Chatruc , uno de los abanderados por el reconocimiento de la gente, mientras autografiaba decenas de camisetas y banderas, hizo un breve análisis de la victoria ante el equipo granate.

"No tengo dudas de que el equipo mereció ganar, pero quizá los nervios de jugar estos partidos con tanta gente hace que tengamos un poquito de imprecisiones como nos sucedió en el segundo tiempo, cuando bajamos el rendimiento. También el cansancio influyó un poco. Pero en definitiva, fuimos más que Lanús y el triunfo fue justo", señaló el Turco , quien convirtió el segundo y tranquilizador tanto de la Academia.

Con claros signos de cansancio, el ex volante de Platense afirmó: "Muchas veces lo importante es ganar a pesar de no jugar tan bien y eso pasó hoy (por ayer). Ganamos y eso es lo importante. Estamos tranquilos porque falta bastante todavía. Ahora tenemos que seguir con calma, a descansar, y después ha ponernos a pensar en Vélez".

El espigado arquero Gustavo Campagnuolo , que lleva dos encuentros sin que le conviertan goles, fue crítico y expresó: " Era un partido que había que ganarlo de cualquier manera . En el segundo tiempo nos costó un poco manejar la pelota, estuvimos un poquito imprecisos, pero controlamos bien a Lanús. Desde mi posición vi que ellos tuvieron dos cabezazos en el primer tiempo y ninguna situación de peligro en el segundo. Somos conscientes de nuestra falta de precisión para manejar la pelota, pero lo más importante era ganar y eso se logró".

Campagnuolo, que fue campeón con San Lorenzo en el último torneo Clausura, dijo: "Espero el partido ante Vélez con mucho optimismo, con muchas ganas. Creo que la diferencia que existe con lo que viví en San Lorenzo es que eso ya es un hecho consumado y con Racing estamos en una situación privilegiada, porque un empate nos alcanzaría para llegar a la gloria. Al equipo lo veo bien, enchufado , con muchas ganas. Tenemos que concentrarnos al máximo para seguir como en todo el torneo".

Y el arquero se permitió soñar sin complejos. "Uno está confiado porque de los tres resultados, dos nos favorecen. También lo dije en otro momento, cuando empatamos con Banfield, que dependíamos de nosotros y que, de seis puntos, cuatro nos iban a sobrar para lograr el objetivo. Sacamos tres y espero que el domingo próximo, por lo menos, empatemos para conseguir el objetivo. Todos los rivales son difíciles y por eso es que aún no tenemos que pensar en tocar el cielo con las manos, pero sí en hacer un partido igual que los del resto del torneo. Confiamos mucho en nosotros", agregó.

Por último, y con una gran sonrisa dibujada en su cara, el delantero Diego Milito , quien fabricó la jugada previa al tanto de Chatruc, aseguró: "La gran ilusión que tiene la gente por la posibilidad de ser campeones es la misma que tenemos los jugadores y vamos a dejar todo frente a Vélez para conseguirlo. Había que conseguir un triunfo sí o sí y por suerte lo logramos".

Apuntes

Marín, satisfecho: “Estoy muy feliz, creo que estamos viviendo un momento inolvidable. Este equipo merece ser campeón. ¿Si esperé que River cediera algún punto? No esperábamos una mano de nadie porque siempre tuvimos que luchar nosotros. Habría sido otra cosa dar la vuelta aquí (en el Cilindro), pero la vamos a dar en Vélez”. Los conceptos son de Fernando Marín, presidente de Blanquiceleste, que volvió a mostrar su convicción de que Racing se llevará el título.

Recaudación récord : la recaudación alcanzada ayer en el estadio de Racing fue la más alta registrada en lo que va del Apertura por la Academia. La suma que dejaron en las boleterías las más de 40.000 personas que colmaron las tribunas ascendió a 680.954 pesos.

Viveros, golpeado: Alexander Viveros dudó de la buena fe de Lucas Alessandria, de Lanús, quien salió reemplazado por una lesión luego de cometerle una falta al colombiano. “No sé si ese muchacho me fue con buena intención. Espero recuperarme para jugar el último partido”, dijo el jugador de Racing. Según el médico del plantel, Miguel Khoury, el colombiano sufrió “un traumatismo en la rodilla derecha” que no le impediría estar ante Vélez.

Vuelta al trabajo: a diferencia de lo habitual, el plantel de Racing comenzará el trabajo de la semana –la última de actividad en el año– en su estadio. Será mañana, a las 9. Comúnmente, las prácticas de los martes se desarrollan en el Parque General San Martín, en el Ceamse.

Esperan por Loeschbor: durante la semana se observará la evolución de la lesión de Gabriel Loeschbor –ayer no jugó por la fuerte contractura que sufrió ante Banfield en el aductor de la pierna derecha– para saber si el defensor puede regresar al equipo en el encuentro del domingo próximo ante Vélez.

Asistencia perfecta: Francisco Maciel es el único jugador de Racing que actuó en todos los partidos y por tiempo completo durante el Apertura.

Déficit en Lanús : la asamblea ordinaria realizada ayer en Lanús aprobó la memoria y balance del último ejercicio, que arrojó un déficit superior a los cuatro millones de pesos.

El pase de Klimowicz: Lanús recibió 1.700.000 dólares netos por la rescisión de contrato con Diego Klimowicz. Además, quedó cancelada la deuda que la entidad mantenía con el delantero (de aproximadamente dos millones), que pasó al Wolfsburg, de Alemania.

Desmanes en la entrada

Una hora antes del comienzo del partido entre Racing y Lanús se vivieron momentos de caos en la zona de ingreso en la popular local. Con la tribuna ya colmada, había allí cientos de personas agolpadas que intentaban ingresar por la puerta número 8, muchos de los cuales -según testigos- no tenían entrada. La presencia de cuatro agentes de la policía montada exasperó a la gente y abundaron las agresiones y las corridas; una de éstas se originó cuando un efectivo disparó al aire con balas de salva. En la confusión se vio a decenas de hinchas entrar en la tribuna sin ser controladas. En medio de los desmanes, uno de esos policías fue derribado del caballo y sufrió una herida leve en un tobillo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.