Campeones locales: con solidez defensiva y el poder de sus goleadores

Vélez se quedó con el Clausura y Banfield, con el Apertura; ambos equipos coincidieron en tener los arcos menos vencidos y a sus N° 9 como bastiones de las campañas
Christian Leblebidjian
(0)
31 de diciembre de 2009  

Si algo tuvieron en común Vélez y Banfield, los dueños del fútbol local durante 2009, fueron la solidez de sus equipos y la influencia de sus goleadores para festejar en el Clausura y en el Apertura, respectivamente. Cada uno a su manera, fueron dos buenos equipos que, sin proponérselo, fueron tocando aquellos puntos que potenciaron los rendimientos de los futbolistas que van desde un arco hacia el otro.

No fue casualidad que Germán Montoya primero (recibió apenas 13 tantos en el Clausura) y Cristian Lucchetti después (sólo 11 en el Apertura) fueran los pilares defensivos de conjuntos que luego tuvieron destacadas actuaciones en Sebastián Domínguez, Otamendi y Papa (en el Fortín) y en Barraza, Méndez y Víctor López (en el Taladro). En las áreas rivales, Hernán Rodrigo López y Santiago Silva se encargaron de convertir todo lo que los equipos generaron. Que los dos N° 9 son uruguayos es otra coincidencia, además de que fueron solidarios con sus compañeros no sólo para recuperar pelotas, sino para asistirlos y que ellos también puedan gritar goles.

Hubo otros ítems para destacar, como el desequilibrio que, dentro de un esquema 4-4-2 elástico, aportaron Maxi Moralez y Walter Erviti para cada lado o lo picantes que fueron los ligeritos Jonathan Cristaldo y Sebastián Fernández, tanto en gambetas y desbordes como en festejos individuales.

El primer semestre igual, vale recordarlo, se fue con un asterisco en la definición: los errores del árbitro Gabriel Brazenas y de los jueces de línea resultaron determinantes en la consagración velezana en Liniers. Es cierto que Huracán no estuvo a las alturas del último partido como sí lo había estado durante todo el Clausura, tan cierto como que el empate lo consagraba campeón y si se hubiera cobrado la infracción de Larrivey a Monzón previa a la definición de Moralez... Vélez fue un buen campeón, aunque no llegó a completar el formulario de "justo" ganador. Eso, todavía hoy se discute. Y en eso contribuyó mucho Angel Cappa, DT de Huracán, el personaje futbolero del año por dichos y por hechos. Su equipo no dio la vuelta olímpica, pero quedará en la historia por lucimiento y por atrevimiento. Por defender una idea y reabrir el debate futbolero. Huracán fue el que más situaciones generó en el arco rival con un promedio de 11,8, contra las 9,7 del campeón, pero Vélez tuvo lo que le faltó al Globo: eficacia en sus delanteros Larrivey, López, Cristaldo, Nanni y el Burrito Martínez.

En la segunda parte del año, Julio César Falcioni se las arregló con menos recambio que Ricardo Gareca. El DT de Banfield administró al máximo un plantel corto. La formación salió de memoria y utilizó a 22 nombres, de los cuales sólo Battión (cuando se lesionó Bustos) y Cristian García resultaron tan decisivos como algunos de los titulares. Los pilares para el primer título profesional fueron Fernández y Silva.

El asterisco en el torneo pasado fue más chico que en el Clausura, pero tuvo que ver con las desafortunadas declaraciones del entrenador del Taladro, que luego de ganarle a Tigre y quedar a un paso de la consagración, se quejó de los arbitrajes. Si se hace un repaso de los fallos durante las 19 fechas, fueron más las veces que los errores de los jueces lo beneficiaron que las veces que lo perjudicaron.

Gareca y Falcioni son, además de colegas y rivales, amigos. Si en enero de 2009 le hubieran dado a elegir cómo repartirse el año, seguro habrían optado por lo que el destino se encargó de confirmar.

31 de los goles de los 50 que hizo Banfield en el año los anotaron entre Fernández (9) y Silva (22).

15 goles convirtió Hernán Rodrigo López en el año local de Vélez. Sus 11 conquistas fueron clave para la vuelta olímpica en el Clausura. Moralez también tuvo una gran temporada, con 10 goles (5 + 5).

El personaje

Angel Cappa tuvo su protagonismo con Huracán. No fue campeón, pero su equipo quedara en la historia por lo hecho en el Clausura. En el mismo año, paso de la ilusión a la bronca.

Dixit

"Aun sin esa acción polémica, Vélez le habría ganado igual a Huracán. Fue el mejor del Clausura".

Ricardo Gareca

"No sé qué es jugar lindo. Banfield ganó porque fue el mejor y desde el primer día estuvo convencido de que podía ser campeón" .

Julio César Falcioni

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.