Cansado de los conflictos, Trossero se fue del Rojo

El director técnico presentó ayer la renuncia; Bochini y Clausen dirigirán esta noche al equipo
Francisco Schiavo
(0)
7 de diciembre de 2001  

Paralelamente al júbilo que se vive en Racing, la caldera explotó sin aviso en Independiente . Enzo Trossero, harto de los inconvenientes institucionales, de la maltrecha economía del club y de las ríspidas relaciones entre jugadores y dirigentes, renunció a la dirección técnica del conjunto de Avellaneda. Hoy, frente a Nueva Chicago, el equipo será dirigido por Ricardo Bochini, coordinador del fútbol profesional, y por Néstor Clausen, entrenador de la cuarta división.

La situación de Trossero venía de arrastre, pero tuvo un detonante: la separación del plantel de Mariano Pernía, Gastón Galván y Juan Carlos Ramírez, en conflictiva situación contractual con la entidad. Ayer, tras el entrenamiento matutino, Trossero se retiró molesto del predio de Villa Dominico. Por la tarde, el DT se reunió con los dirigentes y les comunicó su decisión. Según trascendió, la conversación fue normal.

"Tomó esta decisión ante la emergencia institucional; prefirió dejar a la comisión directiva con las manos libres", fue la escueta explicación del presidente, Roberto Galano.

Trossero se despidió anoche de los jugadores en el hotel Obelisco Center, donde estaba concentrado el plantel. No habló. Y tampoco lo hará en los próximos días, según confirmó un allegado.

"El contrato del DT vencía en diciembre del año próximo, pero sólo cobrará hasta el último día trabajado", aclaró Galano. "Nos sorprendió la decisión; la semana última habíamos planeado la pretemporada", señaló Daniel De Vitis, miembro de la comisión directiva. Ningún otro dirigente dio la cara.

Trossero puso en duda su continuidad a mediados del mes último, debido a un atraso salarial de tres meses. Tras prolongadas y arduas negociaciones, se acordó un plan de pagos y una reducción salarial de casi el 50 por ciento para el cuerpo técnico. Aunque no todas las diferencias quedaron salvadas.

"Enzo me dijo ayer al mediodía que tenía ganas de dar un paso al costado. Fue una lástima. Ahora hay que poner el hombro por Independiente, pero no sé qué va a pasar después", señaló Clausen.

Pese al convulsionado presente, ya se piensa en el futuro. Bochini y Clausen continuarán al frente del plantel hasta la finalización del Apertura. Es más, si los resultados son buenos, la pareja técnica podría continuar en el próximo torneo. No obstante, ya sonaron algunos candidatos: Sergio Batista, Juan José López y Américo Gallego. Toda intención chocará con las arcas vacías del club, con una deuda de casi US$ 30.000.000 a cuestas.

"Independiente es como un castillo de naipes: en cualquier momento se cae", había dicho Trossero en noviembre, en pleno conflicto entre los jugadores y los dirigentes por el atraso en los premios de la Copa Mercosur. Y el derrumbe llegó.

Nueva Chicago, el rival

Independiente recibirá hoy, a las 21.10, a Nueva Chicago, en el adelantado de la 17ª jornada del Apertura. El local tendrá como entrenadores a Ricardo Bochini, coordinador del fútbol profesional, y a Néstor Clausen, DT de la reserva. Gustavo Bassi será el árbitro y el partido se verá en directo por TyC Max.

Habría varios cambios en el Rojo: Ariel Orellana, Livio Prieto, Andrés Silvera y Juan Eluchans ingresarían por Juan Carlos Ramírez, Gastón Galván, Matías Vuoso y Mariano Pernía. En Chicago debutará la pareja técnica José Luis Brown-Héctor Enrique, tras la ida de Roberto Vega y Jorge Traverso.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.