Capítulo final: en Córdoba, Boca y River cierran su serie veraniega

Tras la goleada xeneize en Mar del Plata, juegan esta noche, a las 22.10
Tras la goleada xeneize en Mar del Plata, juegan esta noche, a las 22.10
(0)
30 de enero de 2002  

CORDOBA.- El condimento ya está. No es poco lo que ha sucedido entre River y Boca en los dos primeros partidos del verano, como para vislumbrar un tercero que buscará cerrar las cuentas. Esta noche, a las 22.10, se enfrentarán en el estadio Olímpico, en el marco del cuadrangular por la Copa Ciudad de Córdoba, y el arbitro será Horacio Elizondo. El vencedor-si hay empate, definirán los penales- jugará el sábado próximo con Belgrano, que ya se impuso a Talleres por 1 a 0.

Para esta ocasión, los dos directores técnicos volverán a apostar fuerte, en la convicción de que se acercan los torneos oficiales y que se hace necesario sacar los equipos mulettos de la competencia para hacer entrar en la cancha a los que pelearán por los puntos cuando la temporada ya esté andando.

El Maestro Oscar Tabárez recurrirá casi a los mismos hombres que igualaron en Mendoza 1 a 1 con el mismo rival de hoy -en esa ocasión cayeron por penales- e incluirá de punta a Ariel Carreño por Guillermo Barros Schelotto -suspendido-, en el afán de que repita su actuación en la goleada por 4 a 0 del sábado último. Entre los volantes no estará Mauricio Serna pero sí Omar Pérez, de muy buena actuación en Mar del Plata. Y respecto de este último clásico, la reaparición más atrayente será, sin duda, la de Juan Román Riquelme.

Tabárez sabe que, al margen de los resultados, su equipo fue superior a River, sea cual haya sido la formación que presentara. Ramón Díaz, en tanto, está advertido de lo mal que cayeron en los hinchas la pobre actuación y la goleada del sábado último. Por distintos motivos, el DT de River dejó en Buenos Aires a Matías Lequi, Juan Esnaider y Daniel Fonseca; recurrirá a una línea de tres en defensa y volverá a abrirle el juego nuevamente a Fernando Cavenaghi. El pibe será el hombre de punta, y a su lado tendrá a Ariel Ortega, por cuyas bajas actuaciones todos están preocupados.

Se insiste: hay una goleada xeneize y una polémica definición por penales como antecedentes próximos del último superclásico de enero. Boca ha sido superior en los 180 minutos y River palpita un desquite. Ya está todo dicho. Habrá que estar preparado para degustarlo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.