Con otro golpe, Caruso se quedó sin apoyo y sin futuro