Opinión. Caruso, un toque muy particular en el mapa de los DT