En San Lorenzo reina el optimismo