Cayó Chievo y el Inter de Cúper lo aprovechó

El conjunto de Milán llegó a la punta tras golear a Atalanta por 4 a 2
(0)
3 de diciembre de 2001  

MILAN (ANSA).- Chievo aguantó mientras pudo, pero ayer finalmente cedió la primera posición del calcio en manos de Internazionale de Héctor Cúper, después de caer con Milan por 3 a 2 por la 13a. fecha.

Inter, que consiguió un valioso triunfo como visitante ante Atalanta, está solo en la punta, con 25 unidades. Dos goles de Christian Vieri, otro de Di Biagio y uno de Kallon le dieron la victoria al conjunto en el que jugaron como titulares Andrés Guglielminpietro y Javier Zanetti.

El partido estuvo interrumpido unos minutos por la explosión de una bomba de estruendo que aturdió al volante de Atalanta Ousmane Dabo.

En el conjunto dirigido por Cúper volvió a jugar Alvaro Recoba, que ingresó en los veinte minutos finales, los primeros que juega después de 136 días de inhabilitación por la causa en la que se lo acusó de utilizar pasaportes falsos.

Sobre la actuación del uruguayo, Cúper comentó: "Es un jugador de calidad y capacidad y cuando entra en la cancha difícilmente decepciona".

La derrota de Chievo estuvo una vez más sospechada por las decisiones arbitrales incorrectas. Cuando el partido estaba 2-1 en favor del equipo de Verona, el árbitro Cesari sancionó un penal sobre Shevchenko que no pudo advertirse en las repeticiones de la televisión.

Las tres derrotas de Chievo fueron por el mismo marcador (2-3) y en los tres encuentros le sancionaron penales dudosos. Lo mismo ocurrió ante Juventus y ante Verona.

Roma también sigue cerca. Ayer le ganó a Venezia por 1-0 y se acercó un poco más. El sufrido triunfo del último campeón llegó en el minuto final, después de una gran asistencia de Batistuta a Fuser, cuando el equipo ya tenía un hombre menos por la expulsión del brasileño Aldair.

Otro que no detiene su ascenso es Lazio, que superó a Lecce por 2-1 con un gol de Hernán Crespo (ya tiene seis en el torneo), de penal.

En el triunfo de Piacenza sobre Fiorentina, Paolo Poggi anotó el gol más rápido del fútbol italiano, cuando se jugaban ocho segundos. El récord estaba en manos de Branca, que convirtió a los 9 segundos del 10 de enero de 1993, en el partido que Udinese le ganó también a Fiorentina.

Parma de Daniel Passarella perdió su tercer encuentro seguido, ante Udinese (2-3) después de ir ganando 2-0. El argentino criticó a sus jugadores: "No es posible perder la concentración así. Fuimos muy ingenuos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.