El ascenso. Chacarita, con aires de primera