Champions League: el golpe al millonario proyecto del City de Guardiola

Claudio Mauri
Claudio Mauri LA NACION
Pep Guardiola
Pep Guardiola Fuente: AP
(0)
16 de marzo de 2017  • 00:24

Las sorpresas no terminaron con la clasificación a los cuartos de final de Leicester en su primera participación en la Champions League. Quedaba una más, un golpe de escena que no pasó inadvertido. Monaco eliminó a Manchester City, que ni aún al mando de Pep Guardiola consigue que su millonario proyecto se refleje en una coronación europea. Y esta vez quedó lejos, apartado en los octavos de final, dos eliminatorias antes que las semifinales alcanzadas hace un año con el ingeniero Manuel Pellegrini.

En honor a una serie muy atractiva y emocionante, con 12 goles (5-3 para el City en el Etihad Stadium y 3-1 para los franceses en el Louis II) en 180 minutos, Guardiola asumió la derrota con el gesto hidalgo de ir a saludar a los rivales y consolar a sus jugadores. El técnico catalán está mucho menos acostumbrado que el club que dirige a quedar tan lejos de la Orejona. En sus siete participaciones anteriores (cuatro con Barcelona y tres con Bayern Munich) había alcanzado las semifinales, en cinco oportunidades, y las finales, con los títulos de 2009 y 2011.

Acostumbrado a festejar, la efemérides del récord del partido 100 (61 triunfos, 23 empates, 16 derrotas) como técnico por Champions League le cayó en una noche triste a Guardiola. Superó la plusmarca de 99 encuentros que compartía con Louis Van Gaal. “Regalamos el primer tiempo, por eso estamos afuera”, expresó después Guardiola.

Estos octavos dejaron dos frustraciones profundas, que se espejan, para clubes que reciben un fuerte flujo de dinero desde Medio Oriente. Ni los qataríes de Paris Saint Germain ni los emires de Abu Dhabi de Manchester City encuentran consuelo por estas horas. Son dos equipos que en los últimos años invirtieron fortunas en contrataciones y entrenadores, por ahora insuficientes para generar una cultura competitiva y ganadora en la gran vidriera europea. En momentos decisivos, les faltó ese plus que a veces procede de la historia, la tradición o el legado triunfal que pudieron haber dejado otras generaciones. Analistas europeos coinciden en que este vacío histórico les quita un punto de apoyo cuando se trata de resistir en la adversidad. Tanto PSG como el City siguen en vías de construcción de ese acervo que funciona como coraza de protección y estímulo. Quizá el proceso se hubiese acelerado ayer si Sergio Agüero hubiera podido aprovechar dos situaciones favorables dentro del área: una definición se le fue por encima del travesaño y la otra se la tapó el arquero.

Con muchos menos euros para invertir, el Atlético de Madrid se encomienda al método sacrificial de Diego Simeone para exprimir a sus planteles. Desde que el Cholo consigue que la presencia del Aleti en la Champions sea algo habitual y continuo, cuando históricamente las participaciones fueron racheadas, se convirtió en el único entrenador que en las últimas cuatro temporadas clasificó al equipo a los cuartos de final, como piso. Hasta ahora siempre se le interpuso Real Madrid, dos veces en una final. Tras el empate 0-0 en el Vicente Calderón, que hizo bueno el 4-2 de la ida en Leverkusen frente a Bayer, Simeone puso las cosas en contexto: “Quizá la alegría no la exteriorizo, pero la llevo por dentro. Puede parecer fácil estar en los cuartos de final de la Champions, pero es complicado”

Este viernes, en Nyon, se hará el sorteo, sin el condicionante del país de cada equipo. Tranquilamente, las bolillas pueden determinar un derbi madrileño, o un clásico Barcelona-Real Madrid o Bayern Munich-Borussia Dortmund.

Entre los ocho que quedaron, España es el que tiene más representantes, con tres; le sigue Alemania, con dos, y luego Italia (Juventus), Francia (Monaco) e Inglaterra (Leicester) con uno cada uno. La ruta a la final en Cardiff se va despejando. A seis de ellos se los esperaba, y hay dos (Leicester y Monaco) a los que pocos veían con combustible para llegar tan lejos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.