Empieza la Champions League: Lionel Messi, listo para reaparecer tras 73 días en la copa que más desea ganar

Mo Salah, Cristiano Ronaldo y Messi
Mo Salah, Cristiano Ronaldo y Messi
Claudio Mauri
(0)
17 de septiembre de 2019  • 07:00

A diferencia de lo que ha sido una constante en su carrera, a Lionel Messi en los últimos tres meses se lo vio más ante los micrófonos, a veces contestatario y desafiante, que en la cancha, donde más y mejor se expresa. Una serie de circunstancias lo empujaron a asumir este nuevo perfil. En el seleccionado argentino le puso voz a los reclamos contra los árbitros en la Copa América y a las denuncias contra la Conmebol. Atendió a la prensa después de cada partido en Brasil y dio entrevistas exclusivas en la Argentina y en España. Nunca se lo había escuchado tanto. Cuando le llegó el momento de reaparecer sobre el césped, el 5 de agosto sufrió en un entrenamiento en Barcelona una lesión en el sóleo derecho, con una posterior recaída.

Entre la Copa América, de la que se despidió con una expulsión ante Chile por el tercer puesto, y la afección muscular, disfrutó de vacaciones que su esposa se encargó de difundir por las redes sociales con fotos en las playas. El hilo de esos acontecimientos da un resultado de 73 días (hasta hoy) sin que Messi dispute un partido oficial. Hay que remontarse a más de una década, a la temporada 2006/07, para encontrar una ausencia más prolongada. Aquella vez fue de 91 días a causa de una fractura en el metatarsiano que lo mantuvo alejado de las canchas entre mediados de noviembre de 2006 y principios de febrero de 2007.

Ausente en las primeras cuatro fechas de la Liga de España, la veda futbolística de Messi podría levantarse este martes, con la apertura de la Champions League, ante Borussia Dortmund. Por lo pronto, el rosarino recibió el alta médica, viajó con la delegación a Alemania y el director técnico Ernesto Valverde se mostró optimista: "Lo decidiremos horas antes del partido. Hace unos días no lo teníamos muy claro, pero en las últimas prácticas se entrenó bien, quitándose de la cabeza unos pequeños dolores. Tuvo una gran evolución".

Messi volvería a tener roce de competencia en el torneo que lo obsesiona y que se transformó en su mayor amargura en la temporada pasada. El 4-0 sufrido en Anfield Road frente a Liverpool dejó en ridículo a Barcelona. No le faltan Champions a Messi en su vitrina (conquistó cuatro), pero a los 32 años, y con 36 títulos en el Barça, su motivación es la de seguir ganando, ambición que le exige a los dirigentes del club para no tener que pensar en otro destino a mediados de 2020, cuando por contrato estará en condiciones de irse si así lo decide.

De aquella expresión con tono cándido de hace un año, cuando definió a la Orejona como esa "copa tan linda y deseada", Messi ahora declaró de manera más formal: "Obviamente me encantaría ganar la Champions porque hace mucho (desde 2015) que no lo hacemos. Es algo que nos debemos, a nivel personal y del club".

A fuerza de duros golpes, Messi cree que ya es momento de aprender la lección: las últimas cuatro eliminaciones fueron sin marcar de visitante, tres de ellas (Juventus, Roma y Liverpool) con derrotas por goleada. "Para ganar la Champions hay que hacer goles de visitante. Es importantísimo, fundamental. Cuando ganamos la copa, creo que marcamos afuera casi siempre. Si no convertís de visitante, se hace difícil".

Los partidos de hoy

  • Zona F: Inter vs. Slavia Praga (13.55); Borussia Dortmund vs. Barcelona (16)
  • Zona E: Napoli vs. Liverpool (16); Salzburgo vs. Genk (16)
  • Grupo H: Ajax vs. Lyon (16); Chelsea vs. Valencia (16)
  • Grupo G: Lyon vs. Zenit San Petersburgo (13.55); Benfica vs. Leipzig (16)

Hoy comienza una Copa de Europa bastante alejada del concepto con que fue concebida a mediados de la década de 1950, cuando participaban solo los campeones de liga de cada país. Ahora, de acuerdo con un coeficiente que aplica la UEFA por el valor de cada liga, Inglaterra, España, Italia y Alemania suman 16 representantes (cuatro por cada federación), concentran el 50 por ciento de los participantes. No habrá equipos de Escocia (Celtic fue campeón en 1967), Suecia, Dinamarca, Noruega, Rumania (Steaua Bucarest ganó el título en 1986) y Bulgaria. Conjuntos que grabaron su nombre con letra de molde en el trofeo, como Manchester United, Milan y Porto, no se clasificaron. Por primera vez jugará Atalanta, con los argentinos Palomino y Alejandro Gómez

Liverpool mantiene la formación con que se consagró en la final frente a Tottenham. El equipo de Jürguen Klopp no da síntomas de relajación: es puntero de la Premier League con puntaje ideal en cinco fechas, siempre propulsado por un fútbol dinámico y directo. Por méritos propios le corresponde el papel de favorito. Junto con Napoli debería controlar un grupo que se completa con Genk y Salzburgo.

Barcelona no puede excederse con los descuidos en una zona que comparte con Borussia Dortmund, Inter (el sorteo los vuelve a enfrentar como en el curso pasado) y Slavia Praga. En el Barça todavía está por verse cómo será la complementación de Messi con Griezmann, luego de que el rosarino viera con mejores ojos la contratación, finalmente frustrada, de Neymar. Tras ser una de las figuras de la anterior Champions, el volante Frenkie De Jong llega desde Ajax con un ADN futbolístico propio de la Masía.

Dispuesto a enmendar la debacle del curso pasado, Real Madrid volvió a unir su destino al de Zinedine Zidane, el DT del triplete europeo entre 2016 y 2018. El club más ganador de la historia (13 títulos) por ahora es una incógnita como equipo. Permanecen futbolistas que el técnico francés no quería (Bale, James Rodríguez), no sumó a quien consideraba una prioridad (Pogba) y la adaptación del principal refuerzo, Eden Hazard, se vio retrasada por un desgarro. El comienzo de Real Madrid en la Liga de España fue con claroscuros, es imprevisible para lo bueno y lo malo.

Diego Simeone deberá acomodar al Atlético de Madrid más renovado de los últimos años, sin varios referentes (Godin, Filipe Luis, Juanfrán, Griezmann) y con la chispa creativa del media-punta portugués Joao Felix, la compra récord del club, en 126 millones de euros.

Paris Saint Germain y Manchester City volverán a intentar la expansión continental de proyectos que ya son exitosos en las ligas de sus países. Los cuartos de final para los franceses y las semifinales para los ingleses son los límites que no pudieron pasar. Y por supuesto estará Cristiano Ronaldo, que a más de 12 años de su primer gol en la Champions -para Manchester United en un 7-1 a Roma- conserva la voracidad para estirar ahora en Juventus el récord 126 tantos.

Los 32 argentinos inscriptos

  • Ajax: Nicolás Tagliafico y Lisandro Martínez
  • Atalanta: José Luis Palomino y Alejandro Gómez
  • Atlético de Madrid: Ángel Correa (DT, Diego Simeone)
  • Barcelona: Lionel Messi
  • Benfica: Germán Conti y Franco Cervi
  • Borussia Dortmund: Leonardo Balerdi
  • Bayer Leverkusen: Lucas Alario
  • Chelsa: Wilfredo Caballero
  • Estrella Roja: Mateo García
  • Inter: Lautaro Martínez
  • Juventus: Paulo Dybala y Gonzalo Higuaín
  • Manchester City: Nicolás Otamendi y Sergio Agüero
  • Olympiacos: Maxi Lovera
  • Paris Saint Germain: Leandro Paredes, Ángel Di María y Mauro Icardi
  • Real Madrid: Francisco "Franchu" Feullassier
  • Tottenham: Paulo Gazzaniga, Juan Foyth, Giovani Lo Celso y Erik Lamela (DT, Mauricio Pochettino)
  • Valencia: Ezequiel Garay
  • Zenit San Petersburgo: Emmanuel Mammana, Matías Kranevitter y Sebastián Driussi.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.