Las eliminatorias. Chile y un pálido adiós