Violencia sin fin. Claypole jugará sin hinchas