Cocca, los DT y la silla eléctrica