Copa América: Colombia le ganó a Qatar y al VAR y sacó el pasaje a los cuartos de final

Copa America Fase de grupos
  • 1
Colombia

Colombia

  • Duván Zapata
  • 0
Qatar

Qatar

Claudio Mauri
(0)
19 de junio de 2019  • 20:45

Algunos futbolistas trajeron a Brasil la muy buena temporada que tuvieron en sus clubes. Uno de ellos es el delantero Duvan Zapata, autor de 23 goles en el Atalanta que se clasificó a la Champions League, responsable del segundo tanto que sentenció el debut de la Argentina el sábado y artífice en la noche del miércoles del sufrido triunfo 1-0 de Colombia sobre el luchador Qatar. A cinco minutos del final, el ex-Estudiantes cabeceó cruzado un exquisito centro de James Rodríguez y le dio a Colombia la clasificación a los cuartos de final, en una zona en la que la Argentina debe luchar por la otra plaza o, en un caso extremo, hacer cálculos por ser uno de los dos mejores terceros. Si para Zapata no fue una noche perfecta fue porque en tiempo de descuento desperdició increíblemente un contraataque.

Colombia se muestra firme y compacta. Seis puntos en dos partidos, tres goles marcados, sin recibir ninguno. Transmite la impresión de ser un animador al que no será fácil apartar del camino.

Casi que no hay partido de la Copa América que no ponga al VAR en un lugar central de lo acontecido. La aplicación de la tecnología en las áreas tuvo incidencia en los resultados. En ocasiones hizo justicia y en otras dio más material para la controversia. Siempre cortó en exceso el ritmo a los partidos por las demoras e idas y vueltas que se provocan con las revisiones de las acciones. En su afán de darle a cada uno lo que se merece, las interrupciones del VAR favorecen a los equipos que no quieren jugar, especulan con la pérdida de minutos y tienen por objetivo que los minutos se consuman en la nada misma. Esta postura tuvo Qatar, que encontró complicidad en la mediocridad del árbitro venezolano Alexis Herrera a la hora de recurrir al VAR. Fue en dos oportunidades que salvaron a Qatar.

La polémica por el VAR: ¿fue penal o no?

Lo insólito de Herrera fue que no sancionara penal a favor de Colombia luego de visualizar en el monitor un remate de Tesillo que pegó en el brazo levantado de Hatem, que además ocupaba espacio con la extremidad en esa posición. La otra situación se dio en el segundo tiempo, cuando otro disparo volvió a dar un poco el torso y un poco en el brazo de Hatem. Herrera sancionó penal, pero ante la airada protesta de los qataríes y el aviso desde la sala de VAR, revisó la acción y dio córner; además tuvo que retirarle la tarjeta amarilla que le había mostrado a Hatem. Una confusión que apenas se entiende entre quienes siguen el partido por televisión y que a veces resulta incomprensible para los espectadores que están en las tribunas.

Colombia no podía con el VAR ni con la cerrada defensa de Qatar. Al equipo de Carlos Queiroz lo fue invadiendo la impotencia a medida que no podía llegar al aérea con juego combinado ni desnivelar por la repetida y desesperada vía del cabezazo. Queiroz lo tiene muy visto a Qatar como rival. En sus largos años como entrenador de Emiratos Árabes e Irán, lo enfrentó en diez partidos, con cinco victorias, cuatro empates y una lejana derrota en 1998.

En el Morumbí de San Pablo la fórmula fue por arriba, con el poderío de sus atléticos delanteros y el buen píe de algunos de sus volantes ofensivos, como el caso de James Rodríguez.

El gol de Zapata

Sin los espacios y las facilidades defensivas que le concedió la Argentina, a Colombia le costó mucho traducir su sostenido dominio en situaciones de gol en el primer tiempo. A diferencia de lo que había mostrado ante Paraguay, Qatar no quiso la pelota, se replegó sobre su campo con una línea de cinco defensores y tres volantes para cubrir el juego interior de Colombia.

Cuadrado no encontraba terreno despejado para imponer su cambio de ritmo y James Rodríguez buscaba resquicios para filtrar alguna asistencia. Un poco debido a la rotación para repartir esfuerzos y otro tanto por los méritos de haber metido los goles ante la Argentina, Roger Martínez y Duvan Zapata fueron titulares. El ex-Racing se ubicó sobre la derecha, la banda opuesta a la que tuvo a maltraer a Saravia.

Necesitado de mayor profundidad, Queiroz hizo un par de variantes ofensivas, con los ingresos de Falcao y el veloz extremo Luis Díaz, pretendido en su momento por River. Apurada, Colombia no perdió un rapto de lucidez en la asistencia de billarista de James y el cabezazo de tanque de Zapata. Colombia es cosa seria en la Copa América.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.