Colón no fue superior, pero resultó oportuno

Se impuso a Huracán por 1 a 0; controvertido arbitraje de Ruscio
(0)
16 de diciembre de 2001  

Colón es un equipo mejor formado que Huracán y ése podría ser el argumento en una victoria sobre el equipo de Parque de los Patricios. Sin embargo, el esfuerzo de los jugadores dirigidos por Brindisi disimuló las diferencias entre uno y otro; el triunfo de los santafecinos por 1 a 0 no fue justo y hasta estuvo condicionado por los errores que cometió el árbitro Roberto Ruscio, más tarde cuestionados por los futbolistas locales.

Apenas se jugaban 3 minutos cuando llegó la inesperada acción en la que Cristian Fernández -de floja tarea- le cometió falta a Migliónico y Gigena aprovechó para poner el 1 a 0.

Huracán contestó con una situación que desperdició Luis González. Fue una jugada aislada que no llegó a convertirse en reacción de los locales. La gente de Huracán esperaba que el equipo saliera a buscar el empate con determinación, pero nada de eso ocurrió.

Colón impuso su esquema, con Morant firme en el fondo, con un movedizo Migliónico y la inquietante presencia de Graf y Gigena en el ataque. Así, los santafecinos tuvieron la pelota y generaron las mejores oportunidades de la primera mitad. Dos veces se lo perdió Gigena y Ríos le sacó un remate a Graf.

La ausencia de Morquio hizo notar la falta de autoridad de Huracán. Pero en la segunda parte fueron Fernando Moner y Diego Garippe los que pusieron el corazón. Algo desordenados, acorralaron a Colón. Vila se lo perdió por muy poco; hubo un penal de Aquino sobre González que Ruscio no vio y Morant debió ser expulsado por sus reiteradas infracciones.

El equipo local mereció el gol, pero nunca llegó. Y Colón se llevó todo sólo por su oportunismo.

Apuntes

Buján v. Aquino : un incidente se produjo tras una jugada en el último minuto del primer tiempo. Rodolfo Aquino trabó fuerte con Esteban Buján y le dio un codazo en la cabeza. El jugador de Huracán intentó desquitarse, pero no llegó a agredirlo gracias a que Miguel Brindisi lo detuvo y lo llevó hacia los vestuarios.

Una baja importante : es muy difícil que Sebastián Morquio, que ayer estuvo ausente porque sumó cinco amarillas, continúe jugando en Huracán. Pese a que Miguel Brindisi les pidió a los dirigentes que intentara retenerlo, el uruguayo se iría a jugar a Necaxa, de México, en un pase que le dejaría al club 1.500.000 dólares.

Al trabajo : Huracán efectuará la pretemporada en Pinamar desde el 10 del mes próximo y durante veinte días.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.