Cómo comprar un club en Alemania. ¿Y en la Argentina?

Ezequiel Fernández Moores
(0)
23 de noviembre de 2016  

Borussia Dortmund es el único club alemán que cotiza en la Bolsa de Valores. El gigante químico Evonik viste sus camisetas Puma. Rupert Murdoch televisa sus partidos. Su último balance marcó un ingreso histórico de 376 millones de euros. Y Forbes lo ubica número 11 entre los clubes más ricos del mundo. Pero a sus hinchas, entre los más fieles y solidarios, los interesa el fútbol. Podrían alegrarse entonces con la nueva historia del equipo del Este postergado, que ascendió cinco categorías en siete años y que, en su debut en la Bundesliga, acaba de desplazar al poderoso Bayern Munich de la cima. Que creó un sólido sistema de formación en sus inferiores y ficha sólo menores de 24 años. Que impone topes salariales a su plantel sin estrellas. Y que, además, gana con un fútbol de ataque. Sin embargo, los hinchas de Dortmund boicotearon el partido contra RaisenBallsport Leipzig, tal su nombre oficial. Lo acusan, como casi todas las hinchadas de Alemania, de ser una amenaza para una Bundesliga de clubes cercanos a su comunidad, de boletos populares y que democratiza sus ingresos. De haber roto la regla que mantiene a los clubes en manos de sus socios y evita así el arribo de magnates, jeques y oligarcas. Porque al club de Leipzig nadie lo llama RaisenBall. RB, en realidad, es una trampa que esquiva la prohibición de nombres-empresa. Y que remite al patrón que compró su historia: Red Bull.

En los años del Muro, el club Dynamo fue dueño de la pelota. Era controlado por la temible policía secreta de la República Democrática Alemana. El Muro cayó y sus piedras tumbaron el fútbol del Este

"Por supuesto que Dortmund hace dinero, pero para jugar al fútbol. Leipzig juega para vender un producto y un estilo de vida". Lo dice Jan-Henrik Gruszecki, un hincha de Dortmund que años atrás recorrió decenas de canchas en la Argentina y en América del Sur. Fue uno de los promotores del boicot. St. Pauli y otros equipos rechazaron enfrentarse con él en amistosos de pretemporada. Hinchas rivales se visten de negro porque RB representa "la muerte del fútbol". Otros, con abrigos plásticos, porque RB "es un equipo de plástico". Hinchas de Colonia bloquearon el micro del plantel. Cuando salió a la cancha de Fortuna Düsseldorf por los altavoces sonó Abba cantando "Money money". "Odiamos a RB", dicen los carteles en distintos estadios. Los hinchas de Hamburgo lideraron una marcha llamada "No to RB". Los vecinos de Erzgebirge Aue compararon en una pancarta a Dieter Mateschitz, dueño suizo del 49 por ciento de Red Bull, con Adolf Hitler. Y los de Dresden arrojaron a la cancha una cabeza de toro ensangrentada. Los dos toros rojos, emblema de Red Bull, son hoy el símbolo más odiado en la Bundesliga.

Leipzig podría ser la cuna del fútbol alemán. VfB Leipzig (hoy en la cuarta categoría) fue primer campeón oficial, en 1903. En los años del Muro, el club Dynamo fue dueño de la pelota. Era controlado por la Stasi, la temible policía secreta de la extinta República Democrática Alemana. El Muro cayó y sus piedras tumbaron al fútbol del Este. Su último líder en la Bundesliga fue Hansa Rostock, en 1992. Y su último equipo fue Energie Cottbus, en 2009. Meses después, Red Bull desembarcó en Leipzig. Consciente de que un histórico no cedería fácilmente, Red Bull, asesorado por Franz Beckenbauer, compró a un club desconocido de la quinta categoría, SSV Markranstadt, casi quebrado. A sus ocho socios sumó nueve propios. Burló así la regla del "50+1" que indica que el club debe ser de sus socios. Elevó a mil euros anuales (60 euros cobra, por ejemplo, Dortmund) el precio para los eventuales nuevos socios (y sin derecho a voto). Cambió todo. Colores, escudo y nombre, trampa de RB incluida. Levantó un modernísimo campo de entrenamiento de 30 millones de euros. Tiene 20.000 abonos vendidos por cada partido que juega en el estadio que fue sede del Mundial 2006. En el Este hay quienes admiran su trabajo formativo y su planificado esquema de inversiones (50 millones en los últimos fichajes). Y su fútbol de pura presión y de ataque. Pero también hay fastidio por cómo reclutó, chequera mediante, a juveniles de clubes vecinos. Al "Brauseclub" (El Club de la Gaseosa) lo atacaron con piedras y bombas de olor. Y quisieron hasta quemarle el césped.

"Parece un ultra", cuestionó Sport Bild ayer a Hans-Joachim Watzka, cuando el presidente de Dortmund defendió la regla del "50+1" y habló de "socios" que no quieren ser tratados como "clientes". "¿Soy un ultra porque mantengo una tribuna para 29.000 hinchas parados y no 18.000 sentados que pagarían más, como le gustaría a un inversor?", preguntó Watzka. Leipzig, la ciudad de la Alemania que era comunista, hoy tiene a BMW, DHL y Porsche, entre otros. Incomoda ahora a las reglas y también al poder de la Bundesliga con el supercapitalista club de Red Bull, que forma su equipo al estilo "Monopoly". La bebida energética austríaca que vende 5.000 millones de latas por año ya ganó cuatro mundiales de Fórmula 1 y compró clubes de fútbol en Austria, Nueva York y Brasil. El plan expansivo incluye África y llegaría a Inglaterra. ¿Y si a la Argentina arriban los clubes SA? "Red Bull", dice el slogan, "te da alas para volar".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.