Como en 2001: qué tiene Racing para cambiar el destino