Opinión. Como en el 98, Boca está obligado a empezar de cero