Cómo se formó aquel quinteto inolvidable

Con Pedernera como conductor, en 1941 nace la fábrica de hacer fútbol que ganó cuatro títulos y dio la vuelta en La Boca
(0)
23 de marzo de 2008  

La década del 40 le dio a River la oportunidad de cosechar cuatro títulos, pero también le permitió disfrutar de lo que para muchos se trató del mejor ataque de la historia del fútbol argentino.

Uno de los responsables de la creación de la Máquina fue Carlos Peucelle, que en sus últimos años como jugador influyó sobre Renato Cesarini, su amigo y entrenador millonario, para que moviera a Pedernera de la punta izquierda al centro del ataque. Un 4-0 sobre Independiente, con tres tantos de Pedernera y uno de Muñoz, el 21 de septiembre de 1941, le otorgó el certificado de nacimiento. "Después de varios partidos de prueba, alcanzamos la perfección con Adolfo como cerebro. Más allá del debut con Independiente, considero que nos recibimos de la Máquina el día que le ganamos a Boca 5 a 1 en la Bombonera [el 19 de octubre de 1941]", recuerda con nostalgia Muñoz.

Los amantes del fútbol repiten de memoria esa delantera: Muñoz, Moreno, Pedernera, Labruna y Loustau, aunque en los primeros partidos fue Deambrosi el que jugó como wing izquierdo en la posición de Loustau. El mágico quinteto se juntó en 18 encuentros y marcó 38 goles durante el período 1941-1946. "Detrás de los nombres rutilantes no pueden olvidarse luchadores y compañeros como Soriano, Vaghi, el zurdo Rodríguez, Pacha Yácono, Bruno Rodolfi y José Ramos entre tantos", explica Muñoz.

El impacto del juego de la Máquina sobrepasó la década del 40, en la que River obtuvo los campeonatos de 1941, 42 (salió campeón en la Bombonera), 45 y 47. Sufrió variantes con el tiempo, como los ingresos de Gallo y de Alfredo Di Stéfano, y además sirvió para formar en sus pasos iniciales a figuras como Amadeo Carrizo, Néstor Rossi y Roberto Zárate. En un gesto solidario, River viajó a Italia en 1949 para jugar en un homenaje al plantel de Torino que murió en el accidente aéreo de Superga. Se disputó el 26 de mayo e igualaron 2 a 2, en un encuentro en el que River fue ovacionado por su juego. Además de títulos, la Máquina dejó algunas postales inolvidables. Exhibiciones tan fantásticas como irrepetibles.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.