Con clima de superclásico: qué se dijo en Boca sobre la final que pasó y la que se viene

"Era difícil enfocarse en el partido teniendo la final en siete días", aceptó el Mellizo
"Era difícil enfocarse en el partido teniendo la final en siete días", aceptó el Mellizo Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Patricio Insua
(0)
18 de noviembre de 2018  • 01:30

Enfrente estaba Patronato en un compromiso adelantado por la Superliga, pero en la cabeza de Boca no había lugar para otra cosa más que el duelo con River en la definición de la Copa Libertadores. "Era difícil enfocarse en el partido teniendo la final en siete días", reconoció Guillermo Barros Schelotto, quien agregó que "la gente siempre cantó por el partido de la semana que viene".

Abstraído de lo que ocurría en el campo de juego, el público cantaba sin pausa su deseo de dar la vuelta olímpica en el Monumental. Cuando llegaban a la cancha y también al retirarse, las charlas de los hinchas giraban alrededor del único tema posible. El del sábado será un superclásico de alcance infinito.

El encuentro en el que Boca recién se pudo imponer sobre el final con el gol de Cristian Espinoza fue una plataforma de ensayo a partir de algunos nombres propios: Carlos Tevez podría ingresar por Cristian Pavón, Julio Buffarini por Leonardo Jara y Esteban Andrada por Agustín Rossi. "Respondió bien y fue a las pelotas divididas sin miedo", puntualizó sobre el arquero que volvió a jugar después de casi dos meses y reapareció pleno.

En los ecos del 2 a 2 en la primera final se impuso la consideración de que River había sido superior; sin embargo, Guillermo sentó su postura: "No sé cuánto fue el dominio de River, pero las jugadas más claras de gol fueron de Boca". "Ellos tuvieron la jugada del gol del tiro libre del Pity Martinez, un centro de Casco que cabecea Borré y otro de Montiel que era para Pratto y le quedó a Pity, pero la jugada más clara fue la de Benedetto. Fue un partido parejo", repasó.

Guillermo destacó "el pressing" del equipo de Marcelo Gallardo y remarcó que "tiene buenos jugadores" y aventuró que el del próximo fin de semana será un partido "parejo y luchado". "No creo que haya un favorito", cerró. El DT sabe que desde su postura surge también al que tenga el equipo y en este sentido se mostró seguro y sereno,

"Sabemos lo que nos jugamos el sábado", enfatizó Tevez, que se fue de la cancha agitando el puño derecho de cara a la gente que se agolpaba junto al túnel. Pero se expresó lejos del dramatismo: "Estoy muy bien, contento, lo estoy disfrutando muchísimo". Los 20 minutos que disputó en el encuentro de ida al ingresar por el colombiano Sebastián Villa dieron la prueba de lo que puede generar en un contexto de máxima presión. "El sueño de la Libertadores está intacto. Es, sin dudas, la final más importante de mi carrera y el sábado quiero estar ahí ", se ilusionó el ídolo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.