La Copa Sudamericana. Con el corazón: Central fue dueño de la fiesta