Your browser does not support javascript

Con el equipo ideal confirmado, el Vasco Arruabarrena trabajó en su otra obsesión: la pelota parada