Con el fútbol en segundo plano, el color lo pusieron los hinchas