"Con esta final se paraliza el país": los jugadores de Boca dejaron en claro el significado del superclásico

Pablo Pérez dijo que a la final llegaron los dos mejores
Pablo Pérez dijo que a la final llegaron los dos mejores Fuente: AP
(0)
1 de noviembre de 2018  • 00:17

La entrega, la concentración y salir con aplomo de un pasaje complejo del partido, como fue cuando el paraguayo Gustavo Gómez convirtió el 2-1 de Palmeiras que parecía jaquear la estrategia de Boca, los valores que rescataron los futbolistas, después de celebrar largamente en el campo de juego, de cara a los hinchas que apretados en el estadio Allianz Parque. "Llegan a la final los dos mejores equipos de la Copa, dos equipo que hicieron un gran esfuerzo y pasaron bien cada una de sus llaves. El que gane se quedará con la gloria y ojalá que seamos nosotros; el que pierda se la tendrá que aguantar", apuntó el capitán Pablo Pérez, después de la igualdad 2-2 y ya mentalizándose en el primer partido de la serie final con River, del próximo miércoles, en la Bombonera. "En el segundo tiempo, con los dos goles se entusiasmaron y empezaron a desequilibrarnos con Dudú y las trepadas del lateral. Pero ese empuje se terminó con el gol del Pipa [Benedetto] , que volvió a entrar bien y nos dio tranquilidad", remató el volante, que fue reemplazado por Fernando Gago.

El arquero Agustín Rossi, con un par de atajadas destacadas, resultó una de las piezas importantes para sostener la clasificación. "El equipo siempre depositó la confianza en mí, creo que fue un gran partido de todos. El gol de Benedetto fue un golpe demoledor para ellos, que se habían envalentonado con los goles del segundo tiempo. Una clasificación que logró el grupo, con el aporte de todos", reflejó el guardavalla, que durante las celebraciones se abrazó con el boliviano Carlos Lampe, el nombre que reforzó al plantel, procedente de Huachipato, de Chile, después de la lesión de Esteban Andrada, en los cuartos de final, ante Cruzeiro.

La defensa y sus mil fórmulas parecen haber encontrado con el dúo Izquierdoz-Magallán un punto de equilibrio. "Me aflojó todos los dientes", señaló Izquierdoz, que recibió un golpe de Deyverson en el complemento, en una de las tantas fricciones que tuvo el partido. Una tarea sólida la del ex zaguero que se sumó desde Santos Laguna, de México, en una cifra que superó los siete millones de dólares, empañada por una falta que derivó en el penal que anotó Gómez. "Logramos llegar a la final y ahora a prepararnos para el partido del miércoles. Me gustó la personalidad del equipo, hicimos un planteo inteligente, con los 11 jugadores comprometidos en defender y atacar, porque soltamos los volantes, los laterales también aportaron desequilibrio. Supimos leer lo que pedía cada momento del partido", analizó el exLanús, que tomó como un reto individual cuando los Mellizos Barros Schelotto se interiorizaron de su situación en México. "En el último partido en la Bombonera, River aprovechó un error en la salida nuestro, así que deberemos ser inteligentes, como hoy. Después, ellos se cerraron y salieron rápido, algo que saben hacer muy bien. Tenemos un cuerpo técnico inteligente que está en esos detalles y desde mañana ya va a preparar el partido".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.