River. Con la presencia de Ortega, Passarella volvió a sonreír