La Copa Desafío. Con mística: sin los titulares, River recuperó el orgullo