Con poco, El Porvenir salió del mal camino

(0)
25 de septiembre de 2005  

Por el momento convulsionado que atravesaba El Porvenir, el triunfo por 2 a 0 frente a Juventud Antoniana, de Salta, en el Sur, resultó vital.

De manera imperiosa debía ganar para cortar varias rachas adversas que habían originado incesantes insultos para el DT Alberto Pascutti, para los jugadores y el presidente Enrique Merellas, hasta con algunos disturbios de por medio, en anteriores partidos. Por ello, la prioridad fue vencer sin medir de que modo.

Así, el equipo de Gerli se pudo recuperar de dos derrotas consecutivas; dejó atrás otras tres caídas seguidas en su cancha y volvió a sumar un triunfo después de seis fechas, además de marcar un gol tras 356 minutos. De este modo, salvó su cabeza el entrenador, que por confesión de los propios jugadores se supo que, si no ganaba, abandonaba el proyecto que inició hace más de un año.

Es cierto que El Porvenir no jugó bien, pero se puede calificar de justo el éxito porque acertó en los momentos precisos y alcanzó el objetivo central. Es más, hasta una cuota de buena fortuna lo acompañó porque abrió el marcador con el primer gol de la temporada de Rubén Forestello, producto de un doble rebote, al pegar la pelota en Alberto Montaño, zaguero de Antoniana, en el delantero local y se elevó sobre el sorprendido arquero José Valdiviezo.

La rudeza y la intemperancia, en el primer tiempo, dejaron con dos hombres menos a los salteños, que se ordenaron mejor en el segundo y a punto estuvieron de empatar. Pero la ilusión se truncó con el gol de emboquillada de Leonel Martens, el más luchador.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.