Con poco vuelo: empate en el Bosque

Gimnasia y Racing igualaron 0 a 0 en el adelanto de la 12ª fecha; la Academia, que reservó ocho suplentes para la Libertadores, cortó una serie de tres derrotas consecutivas en el certamen
(0)
10 de mayo de 2003  

LA PLATA.- ¡Qué pobre 0 a 0! Lejos de emocionar, Gimnasia y Racing quedaron muy en deuda en el adelanto de la 12ª fecha del Clausura, en el Bosque.

En realidad, este partido nunca tocó el sentimiento de la Academia; sus hinchas reconocen que el título del Clausura se convirtió en una utopía y el aviso del técnico Osvaldo Ardiles, en el día previo, describió el estado de situación : "Hoy por hoy, lo más importante es la Copa".

Por eso, anoche, acorde con su idea de quitarle trascendencia a este match, el DT les dio descanso a ocho titulares pensando en el compromiso del martes próximo, en Avellaneda, frente a América de Cali, por el desquite de los octavos de final de la Libertadores. Este se tratará de un encuentro-eje que definirá el rumbo deportivo y las reservas anímicas del plantel... y de los hinchas albicelestes.

Igual, el incentivo de ambos equipos en el Bosque pasó por sumar puntos en pos de la clasificación para las copas internacionales. Los dos quieren asegurarse un lugar en la Sudamericana; pero anoche, está claro, no hicieron demasiado.

Esta versión debilitada en nombres de Racing -los únicos habitualmente titulares fueron Arano, Orozco y Mirosevic- continuó ayer con lo que pregona Ardiles: avanzar en el terreno con el balón a ras del piso y sin abusar de los pelotazos. En dicha tarea fueron fundamentales en la primera etapa los volantes Romero, Torres y Arce. Sin embargo, este conjunto muletto no pudo suplir la profundidad que le suelen dar al equipo Diego Milito y Luis Rueda.

Tras un comienzo sin novedades, algo cambió con un remate que tapó a los 16 minutos el arquero Olave, mano a mano frente a Maximiliano Estévez: creció Racing, tuvo la iniciativa y pasó a dominar. Confirmó su ímpetu luego de un ingreso de Estévez en el área rival; el defensor Goux frenó con la mano el envío del centro y Daniel Giménez le otorgó el penal a la Academia, a los 27 minutos.

Pero Estévez dejó pasar la oportunidad, porque pateó en forma displicente y la pelota pegó en el travesaño. Gimnasia, casi siempre confundido y desubicado en el campo, sólo tuvo una llegada sobre el final del primer tiempo, con un remate de Leiva. El único inquieto entre el conjunto platense fue el delantero Enría, que puso nervioso al paraguayo Amarilla. El resto navegó en la intrascendencia.

Obligado por el público, Gimnasia quiso ir por más desde el minuto cero del segundo período, aunque las buenas intenciones duraron poco. No hubo una línea de juego clara; tampoco una conexión entre las líneas que diera resultados satisfactorios.

Racing fue tan difuso como el rival, pese a los ingresos en el segundo tiempo de Peralta, Bastía y Mariano González. Así, el partido terminó chato, con escasos momentos de vibración.

Si algo extraerá de bueno Ardiles de este partido es el rendimiento de Sebastián Romero, que manejó con inteligencia las jugadas de ataque y generó lo que pudo, dentro de la medianía general. Romero ganó puntos para jugar el martes por la Copa Libertadores y fue el que, a los 12 minutos del segundo tiempo, estuvo cerca de convertir luego de una pelota que rebotó en Lucas Licht.

En Gimnasia, lo más rescatable fue un disparo de Enría que pasó cerca del palo. Y sobre el final, al Lobo le anularon correctamente un gol por la posición adelantada de Goux, el que había sido protagonista en el penal para Racing. El árbitro sí se equivocó en cobrar una posición adelantada de Mariano González, que había terminado la jugada resolviendo por arriba.

Así las cosas, la Academia interrumpió una serie de tres derrotas consecutivas en el certamen local y Gimnasia no puede ganar aún en casa; su única victoria fue ante Unión, en la cancha de Estudiantes.

Sin descanso para el plantel

Con la mirada puesta en el desquite del próximo martes frente a América de Cali, los jugadores de Racing practicarán hoy, a las 16, en Escobar. Mañana se entrenarán desde las 10.30 en ese lugar y luego se concentrarán en el hotel El Conquistador.

  • Venta de entradas. Pasado mañana, de 11 a 18, continuará el expendio de localidades en el estadio de Avellaneda. El día del partido también se venderán en el estadio, desde las 16.30. Además, se pueden adquirir telefónicamente al 4201-1661/1431. Los precios son los siguientes: popular $ 7 (socios) y $ 10 (invitados). Las plateas van de $ 10 a $ 40.
  • Para lograr mayor convocatoria, Gimnasia bajó anoche el precio de las entradas a 5 pesos; se calculó la asistencia de unas 15.000 personas.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.