Con Trezeguet entre algodones y la vuelta de Mercado, River ya palpita el superclásico