Con un gol consagratorio, Barco se diplomó de ídolo