Contrarreloj: a sólo 23 días del Mundial Brasil 2014, la FIFA atrasó la prueba del estadio para el partido inaugural