Copa América: discutido y decisivo, el VAR ya es la vedette del torneo

El chileno Julio Bascuñán consulta el VAR, poco antes de anular uno de los dos goles no convalidados de Brasil en el 0-0 frente a Venezuela.
El chileno Julio Bascuñán consulta el VAR, poco antes de anular uno de los dos goles no convalidados de Brasil en el 0-0 frente a Venezuela. Crédito: Luisa González / Reuters
Alejandro Casar González
(0)
20 de junio de 2019  • 09:31

"¡Qué grande el VAR!", se vanagloriaron en la Conmebol luego del empate sin goles entre Brasil y Venezuela. La tecnología había irrumpido dos veces para anular por posición adelantada sendas conquistas de los pentacampeones del mundo. El sistema encontró errores reglamentarios allí donde el ojo humano no los había visto. Es más: en el caso del gol de Firmino, casi sobre el final del partido, el árbitro chileno Julio Bascuñán había señalado hacia el medio de la cancha mientras Tomás Rincón, venezolano, le protestaba en forma airada por la posición del delantero de Liverpool. En la Arena Fonte Nova, de Salvador, hubo instantes de suspenso. Hasta que los asistentes de VAR confirmaron lo imperceptible: el fuera de juego activo del delantero brasileño.

"Si el llamado del VAR se da muy asiduamente, hay mucha ausencia del árbitro en el campo para la toma de decisiones o el VAR tiene una innecesaria participación continua", contó a la nacion un árbitro internacional argentino, que prefirió no ser mencionado. Y añadió: "La clave es entender cuándo el VAR debe tomar la iniciativa de participar porque en la cancha hubo un error claro y obvio perdido por el equipo del campo de juego", agregó.

Una de las críticas más habituales al sistema es sobre los tiempos de espera: el lapso desde que los asistentes de VAR revisan la jugada hasta que le confirman la resolución al árbitro principal. Que puede optar por mirar la acción por sí mismo o no. En las jugadas posicionales -un posible fuera de juego en un gol- el referí central suele confiar a ciegas en lo que le dicen sus compañeros. Para ese tipo de ocasiones, el VAR es irrefutable. Para el resto, por lo general, los jueces principales hacen la seña de una pantalla y revisan la jugada en el campo.

Firmino se interpone en el tiro de Philippe Coutinho y el tanto será anulado por fuera de juego del primero, a poco del final del 0-0 entre Brasil y Venezuela.
Firmino se interpone en el tiro de Philippe Coutinho y el tanto será anulado por fuera de juego del primero, a poco del final del 0-0 entre Brasil y Venezuela. Crédito: Juan Mabromata / AFP

Algo de eso se vio en el partido inaugural por la Copa América, Brasil 3 vs. Bolivia 0, cuando Néstor Pitana recibió un llamado de Patricio Loustau, su primer asistente de VAR, y revisó una posible jugada de expulsión. Luego de examinarla, Pitana mostró la tarjeta amarilla a un futbolista boliviano, Fernando Saucedo.

La Conmebol divulgó ayer las estadísticas sobre el uso del VAR hasta los partidos de anteayer. Excluido el tiempo de la verificación externa a la cancha (sin el juego detenido), el promedio de la demora de las revisiones por el árbitro fue de un minuto y 18 segundos. De las nueve ocasiones en que se precisó de la tecnología, en cuatro se la utilizó para analizar probables posiciones adelantadas, y en las restantes cinco, para cuestiones factuales (hechos). Hubo dos penales, dos tarjetas rojas (una de ellas, corregida a amarilla) y un gol anulado por una infracción. Hasta ahora, el VAR no fue empleado por eventuales confusiones de identidad. "En saques laterales se pierden 5 minutos y en saques de meta, 6. Bienvenido el VAR: llegó para dar transparencia y justicia", escribió Gonzalo Belloso, el secretario general adjunto de la Conmebol, en Twitter.

Por cierto, el protocolo mencionado prescribe que "no hay límite de tiempo para el proceso de revisión, ya que la precisión es más importante que la rapidez".

Wilson Sampaio revista una mano en el área de Paraguay y sancionará penal para la Argentina, que Lionel Messi convertirá en el 1-1 definitivo.
Wilson Sampaio revista una mano en el área de Paraguay y sancionará penal para la Argentina, que Lionel Messi convertirá en el 1-1 definitivo. Crédito: Ricardo Mazalan / AP

A diferencia de lo que sucede en el Mundial femenino que se desarrolla en Francia, el VAR de la Copa América no muestra las diferentes imágenes que recibe el árbitro principal para tomar una decisión. Cada vez que este acude al costado del campo para revisar una jugada, la transmisión oficial de la Copa América opta por un plano general o uno del juez de costado. Es así por protocolo y está escrito en el manual de VAR que fue distribuido a los referís y los asistentes que participan en el torneo subcontinental. Lo curioso fue que en el primer partido se escuchara la conversación que tuvieron Pitana y Loustau. Se trató, en rigor, de un error: el micrófono del árbitro misionero quedó abierto.

Si bien tanto la Conmebol como la FIFA tienen en mente transparentar todas las conversaciones (tal como ocurre en otros deportes), el sistema recién entra en vigencia y debe ser mejorado. Ya en el segundo partido de la competencia, la Conmebol y su proveedor de VAR (MediaPro) subsanaron el error y las charlas entre el árbitro principal y el equipo de VAR quedaron en secreto.

Más allá de tiempos de pausa en el juego y de comunicaciones reveladas o no, vale un dato de Rusia 2018, el primer Mundial en que hubo VAR: hubo una proporción de aciertos superior al 98% en las revisiones.ß

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.