Copa Libertadores: Libertad de Paraguay, el rival de octavos de final que cayó tan bien en Boca

La llave de los octavos de final de la Copa Libertadores está definida
La llave de los octavos de final de la Copa Libertadores está definida Crédito: @conmebol
Franco Tossi
(0)
5 de junio de 2018  • 09:00

A falta de tanto tiempo, los octavos de final de la Copa Libertadores ya empezaron a jugarse con el sorteo de las llaves que se realizó ayer en Paraguay. Y anoche, todo Boca apretó el puño cuando apareció el nombre de Libertad, del mismo país, como su rival, con el que pondrá en marcha su recorrido final hacia el anhelo de ganar el título continental tras once años de sequía. Eran pocas las probabilidades, pero finalmente se terminó dando y el conjunto de los Barros Schelotto enfrentará al equipo que todos querían cruzar. Un comienzo que hace más grande la ilusión azul y oro.

Las palabras que Daniel Angelici, presente en la ceremonia, expuso públicamente una vez conocido el adversario, son las mismas que sostuvieron puertas adentro los dirigentes, el cuerpo técnico y los jugadores: "Se puede especular con quién te puede tocar, pero la realidad es que para ser campeón tenés que ganarle al que te toque". No obstante, es imposible negar que la gran mayoría, por no decir todos, deseaba que el azar terminara decidiendo lo mismo que en el segundo simulacro que llevó adelante la organización: esa prueba previa al sorteo determinó que el rival del xeneize era el conjunto paraguayo, el mismo que horas más tarde apareció en el papel que lo emparejó con Boca.

De hecho, algún hombre cercano al presidente de la institución de la Ribera había dejado a la vista sus gustos en su diálogo en off the record con LA NACIÓN antes del sorteo: "Si yo pudiera agarrar el equipo que más nos conviene... Pero el bolillero dirá". En Boca, si bien veían muy cercana la posibilidad de cruzarse con algún club brasileño por la cantidad de clasificados que el país carioca tenía (Santos, Cruzeiro, Flamengo, Palmeiras y Gremio), no consideraban ideal enfrentar tan pronto a uno de ellos, así como tampoco hacer el viaje más largo para enfrentar a Nacional de Medellín, un contrincante que en los últimos años se transformó en un serio peligro dentro del ámbito sudamericano.

Wanchope Abila y Tevez, en la goleada 5 a 0 ante Alianza Lima que le dio la clasificación a octavos de final a Boca
Wanchope Abila y Tevez, en la goleada 5 a 0 ante Alianza Lima que le dio la clasificación a octavos de final a Boca Crédito: Mauro Alfieri

Verse las caras con River era otra posibilidad, mínima pero igual de concreta que las otras. Cuando el elenco de los Mellizos selló su pase con la no tan lejana goleada a Alianza Lima (5-0), se lo consultaron a Carlos Tevez. Y él, típico en su forma de mostrarse, sacó pecho y le hizo frente a un posible clásico: "Ojalá nos encontremos. Y vamos a ir mano a mano, no hay ningún problema". Aquello, Carlitos lo dijo más con el corazón que con la cabeza, por eso la posterior carcajada de su amigo "Wanchope" Ábila: ni él ni nadie en el club deseaban reeditar el mismo cruce de la Libertadores 2015, el de la noche inolvidable del gas pimienta. No por falta de confianza, sino más bien por sentido común: las preferencias pasan por enfrentarlo más adelante. "El que de verdad quería eso, significa que no entiende nada", lanzó a este diario otro de los dirigentes. Y hasta eso salió redondo: la final es la única instancia que los puede juntar en una cancha.

En definitiva, las sensaciones son muy buenas. No subestiman, claro. Pero saben que Libertad tiene otro peso con respecto a un conjunto brasilero, un viaje más corto con respecto al de Medellín y menos tensión que lo que puede generar un superclásico en la primera etapa de los mano a mano. Además, el conjunto de Asunción es muy conocido por Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, especialmente por el segundo, que fue parte de esa institución como ayudante de campo de Gregorio Pérez antes de sumarse al cuerpo técnico de su hermano. Se sabe que los Mellizos fueron los responsables de que varios jugadores guaraníes tuvieran un gran rendimiento mientras dirigieron a Lanús. ¿Por qué? Están muy al tanto del fútbol paraguayo.

Incluso la historia le hizo un guiño a Boca, que siempre que enfrentó al conjunto blanquinegro por este certamen terminó siendo campeón. La primera vez fue en la edición 1977, en la que el xeneize ganó los dos cruces en semifinales, y la segunda fue en los cuartos de final de la de 2007, la de la última coronación. Por eso, y todo lo anterior, es un rival que cayó muy bien.

Así quedaron los cruces de octavos de la Copa Libertadores

  • River Plate vs Racing Club
  • Santos (Brasil) vs. Independiente
  • Gremio (Brasil) vs. Estudiantes
  • Atlético Nacional de Medellín (Colombia) vs. Atlético Tucumán
  • Corinthians (Brasil) vs. Colo Colo (Chile)
  • Palmeiras (Brasil) vs. Cerro Porteño (Paraguay)
  • Cruzeiro (Brasil) vs. Flamengo (Brasil)
  • Libertad (Paraguay) vs. Boca

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.