Nacional, rival de River y casa de Gallardo: cómo forjó su carrera de DT en Uruguay

Gallardo fue jugador de Nacional en la temporada 2010/11 y técnico en la 2011/12
Gallardo fue jugador de Nacional en la temporada 2010/11 y técnico en la 2011/12 Fuente: AP
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
4 de diciembre de 2020  • 07:00

Se dice que en los momentos de decisión se forja el destino de cada persona. Vaya si lo sabe Marcelo Gallardo. El 13 de agosto de 2010, tras un viaje relámpago a Montevideo desde Buenos Aires, firmó por un año como jugador de Nacional. A los 33 años, tras una turbulenta salida de River en mayo sin poder jugar por aquella cuestionada elección de Ángel Cappa, se convirtió en el refuerzo estrella de la temporada en el fútbol uruguayo. Esa opción de cruzar el Río de La Plata en búsqueda de nuevos desafíos terminó cambiando para siempre su vida: el Bolso fue el punto de partida de todos los éxitos que logró como entrenador. Ahora, lo tendrá enfrente por primera vez de forma oficial: se cruzará con su River en los cuartos de final de la Copa Libertadores en la primera serie frente a un equipo charrúa. "Donde todo comenzó", tal como firmó Nacional en un video homenaje que le hizo en 2019.

No fue fácil el inicio para Gallardo en Uruguay. Llegó con el ojo puesto en las malditas lesiones que siempre limitaron su carrera, pero especialmente en la pubalgia que le impidió jugar con continuidad en River en su último ciclo. Desafortunadamente, tan solo un mes después de firmar su vínculo, el 19 de septiembre sufrió la rotura del tendón rotuliano de la rodilla derecha en un partido del Apertura 2010 frente a Bella Vista en el que fue titular. Así, el Muñeco recién pudo volver en el Clausura 2011, torneo en el que marcó tres goles (a Miramar Misiones, Racing y River Plate) y fue un recambio de lujo desde el banco para el entrenador Juan Ramón Carrasco, quien había reemplazado en el inicio de la temporada a Luis González.

Nacional fue campeón en ese Clausura y dirimió el Campeonato Uruguayo con Defensor Sporting, que se había quedado con el Apertura. La primera definición se jugó el 12 de junio de 2011 en el Estadio Centenario y, como el Bolso había sido el mejor en la Tabla Anual, un triunfo le alcanzaba para alzar el título. Y así fue: se impuso 1-0 con gol de Tabaré Viudez y el Muñeco entró a los 21 minutos del segundo tiempo para ser parte de la vuelta olímpica. Ese mismo día, tras disputar 13 partidos en Uruguay, Gallardo anunció su retiro.

La última imagen de Gallardo como jugador: campeón del Campeonato Uruguayo 2010/11 con Nacional
La última imagen de Gallardo como jugador: campeón del Campeonato Uruguayo 2010/11 con Nacional Fuente: Archivo

Antes de colgar los botines, ya tenía decidido iniciar el curso de entrenador en la Escuela de Técnicos de Vicente López, pero decidió llamar a su amigo Matías Biscay -se conocieron en las inferiores de River- para que lo acompañara, pese a que estaba radicado en España. Así, se recibieron en 2010 y cuando desde Nacional de Uruguay lo tentaron en 2011 para asumir el equipo tras el retiro, no dudó: sus dos primeros integrantes del cuerpo técnico fueron Biscay y Hernán Buján, con quienes comparte, según sus propias palabras, "una relación casi de hermandad".

Su primer paso como DT fue corto, pero exitoso. Debutó el 14 de agosto de 2011 en el inicio del Apertura frente a River Plate. Sí, justo frente a River Plate. Aquel día, Nacional empató 3-3 tras ir ganando 2-0. Rodrigo Muñoz; Alexis Rolín, Jadson Viera, Fernando Poclaba y Diego Placente; Matías Cabrera, Facundo Píriz y Maximiliano Calzada; Matías Sosa; Tabaré Viudez y Richard Porta fue el equipo que dispuso Gallardo.

El comienzo tuvo una pequeña turbulencia en la que su puesto fue cuestionado y quedó pendiendo de un hilo tras perder en la séptima fecha frente al último Bella Vista y ser eliminado en la Sudamericana 2011 con la Universidad de Chile de Sampaoli. Pero, a partir de ahí, repuntó y enfiló su camino para ser campeón del Torneo Apertura con nueve triunfos, cinco empates y una caída. Luego, en el Clausura finalizó segundo a tres puntos del campeón Defensor Sporting. Y en la definición, que se jugó el 16 de junio de 2012 en el Centenario, Nacional, que había sido el mejor de la Tabla Anual, ganó 1-0 con gol de Álvaro Recoba y gritó campeón. Dos días más tarde, el DT anunció que no seguía en el cargo para regresar a Buenos Aires y poder estar con su familia tras dos años en Uruguay.

En total, Gallardo dirigió 39 encuentros oficiales con 23 triunfos, siete empates y nueve derrotas, más 74 goles a favor y 41 en contra. Con una efectividad del 65% de los puntos conseguidos, el DT cerró un ciclo positivo, pero con una marcada espina en el plano internacional: además de la eliminación en la Segunda Ronda de la Sudamericana 2011, no pudo superar la Fase de Grupos de la Libertadores 2012. A partir de allí, se tomó dos años de extensa preparación para que el próximo desafío lo agarrara bien parado. Hasta que asumió en River el 6 de junio de 2014 para reescribir la historia moderna.

Nacional: qué puede esperar River de su rival

Tras superar a Athletico Paranaense en los octavos de final, River ayer conoció que tendrá que enfrentarse con Nacional en los cuartos de final de la Copa Libertadores. El equipo uruguayo superó a Independiente del Valle por penales tras dos empates 0-0 en Quito y Montevideo y alcanzó esa instancia tras cuatro años sin conseguirlo. Ahora, la ida se jugará la próxima semana en el Libertadores de América y la vuelta en el Gran Parque Central.

En la Fase de Grupos, el Bolso se quedó con el primer puesto del Grupo F con 15 puntos, producto de cinco triunfos y una caída. Entre los éxitos, superó 1-0 a Alianza Lima en Perú, 1-0 a Estudiantes de Mérida de local, 1-0 a Racing en Avellaneda, 3-1 a Estudiantes de Mérida en Venezuela y 2-0 a Alianza Lima en Uruguay. Únicamente perdió 2-1 con la Academia en el Gran Parque Central.

En ambos partidos de los octavos de final, Independiente del Valle fue superior a Nacional, que se ocupó de replegarse, cortar circuitos e intentar defender el cero en su arco en todo momento. Así, el equipo ecuatoriano tuvo el control total de la pelota y los tiempos de ambos partidos (78.5% y 77.2% de posesión en ida y vuelta), sumó 44 remates contra 12 de los uruguayos y dio 1086 pases contra 309 a lo largo de toda la serie. Una diferencia abismal de estilos con un Auriazul que mostró una marcada superioridad para generar fútbol pero una clara falencia para concretar. Luego, en los penales, el Bolso fue más preciso para quedarse con la clasificación con un 4-2.

Siendo un equipo aguerrido, duro y directo, que tiene como figura absoluta a su arquero Sergio Rochet y referente al delantero argentino Gonzalo Bergessio (marcó dos goles en la Copa), Nacional es dirigido por el interino Jorge Giordano, quien era el director deportivo y asumió a pedido del presidente José Decurnex tras la renuncia de Gustavo Munúa tras perder la final del Torneo Apertura frente a Rentistas a mediados de octubre. "Es un DT muy meticuloso, detallista y que vive los partidos con muchísima intensidad", lo definen a Giordano en Diario Ovación de Uruguay.

En medio de los cuestionamientos por el estilo utilizado para enfrentar a IDV, el técnico del Bolso explicó su elección: "Nacional utilizó una estrategia de acuerdo al adversario. Tenemos claro que jugamos contra un gran equipo, con mucha automatización y tiempo de trabajo. La clasificación la logramos con un modelo de juego que contrarresta la posesión del rival. Sería algo totalmente fuera de lugar decir que alguien plantea un trámite para llegar a los penales. Planeamos un camino que eran de 180 minutos largos y lo pudimos lograr. Nos hubiese gustado jugar mejor y tener mas posibilidades de gol, pero no se dio".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.