Coronavirus. Fútbol sin pelota: cómo se entrenan a distancia los jugadores argentinos en cuarentena

Eduardo Salvio, en pleno trabajo físico durante la cuarentena
Eduardo Salvio, en pleno trabajo físico durante la cuarentena Crédito: Instagram/Salvio
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
29 de marzo de 2020  • 09:00

"Tres, dos, uno… ¡vamos, vamos! ¡Perfecto! ¡Adelante y atrás! ¡Dale! ¡Sigo, sigo! Cinco segundos… ¡va! ¡Más intenso! ¡Dale que es por tiempo! ¡Muy bien! ¡Tiempo! ¡Diez puntos!". El preparador físico argentino Diego Ferella grita, aplaude, gesticula y alienta mientras los jugadores de Bolívar de La Paz realizan los ejercicios asignados. En tiempos de pandemia y cuarentena, el cuerpo técnico de Claudio Vivas lleva a cabo entrenamientos caseros a través de una múltiple videollamada. El video, que fue compartido en las redes sociales, expone una curiosa situación que también se replica diariamente en los equipos argentinos. Con el deporte mundial en pausa, el atípico momento obliga a la adaptación. Y nadie se quiere quedar atrás.

No hay fechas establecidas para el regreso del fútbol y la decisión hoy parece hasta insignificante frente al avance del coronavirus . Así, sin saber cuándo podrán reencontrarse para realizar una práctica grupal, los equipos continúan trabajando todos los días para mantener activos física y mentalmente a sus dirigidos. Según pudo saber la nacion a través de los distintos cuerpos técnicos, las propuestas son variadas: hay prácticas individuales que se agrupan en videollamadas, aplicaciones para monitorear los rendimientos, planes físicos y de nutrición, videos por Whatsapp con conceptos técnico-tácticos, lectura de artículos y más.

River fue el primer equipo que le puso pausa a su rutina: el viernes 13 de marzo, el club decidió cerrar sus puertas y no presentarse a jugar la Copa Superliga . A partir de ese momento, se dictó licencia y hubo entrenamientos individuales con ejercicios aeróbicos y de movilidad y fortalecimiento. Ahora, hay una rutina de cinco días por semana diseñada con el objetivo de mantener las capacidades físicas (fuerza, velocidad, resistencia y flexibilidad).

Cada semana, los jugadores reciben un plan y se realizan comunicaciones diarias para mantener un seguimiento activo. Cada uno de los preparadores físicos tiene un grupo a cargo y los futbolistas deben hacer devoluciones. A través del GPS que utilizan, se registra la sesión y se "linkean" los resultados para evaluar volumen, intensidad y respuesta de la frecuencia cardíaca. Para hacerlo, ya que muchos viven en departamentos sin gimnasios o jardines, River programó diferentes tareas según cada situación, pero también se aseguró de que todos tengan medios y elementos para los trabajos aeróbicos (cintas, bicicletas fijas y relojes con GPS), así como materiales (pesas, discos, colchonetas y bandas elásticas).

En Boca ocurre algo similar: el plantel tiene una rutina física y nutricional que se mantiene durante toda la semana. Los jugadores deben cargar y enviar los valores diarios y todos los entrenamientos son supervisados por el técnico Miguel Ángel Russo y los preparadores físicos Damián Lanatta y Alejandro Blasco con una aplicación de monitoreo. Los profes modifican las rutinas según la evolución y para evitar la monotonía y el aburrimiento.

Leonardo Ponzio y un trabajo de abdominales
Leonardo Ponzio y un trabajo de abdominales Crédito: Instagram/poncio

En tanto, se realiza un seguimiento nutricional en el que también deben ir cumpliendo metas puntuales. De todas formas, en Boca se contempla que, antes de retomar la actividad oficial, habrá espacio para una nueva pretemporada de al menos 20 días de trabajo. En las inferiores ocurre algo similar: se acompaña a casi 600 chicos con microciclos relacionados con el área técnica y física, más apoyo psicológico y contención. Además, cada uno recibe un cuestionario sobre el juego y el sistema unificado de las divisiones inferiores y videos de sus actuaciones.

Por su parte, Independiente realiza sus trabajos diarios por medio de la aplicación "Zoom", que permite realizar videollamadas de hasta 100 participantes simultáneos de forma gratuita. Así, el plantel y el cuerpo técnico del Rojo se conectan desde las 10 de la mañana a través de celular, tablets o notebooks para realizar las diferentes tareas físicas y son monitoreados e indicados por el técnico Lucas Pusineri , el preparador físico Ariel Perticari, el kinesiólogo Sergio Hanashiro y el psicólogo colombiano Carlos Gutiérrez.

Racing les entregó a los futbolistas un plan individual con archivos PDF para el celular, videos instructivos para entrenar y diversos materiales para trabajar desde sus casas. Además, se estableció un plan nutricional, un programa de ejercicios de estimulación neurocognitiva y el técnico Sebastián Beccacece mantiene comunicación permanente con videollamadas y mensajes con análisis de partidos para seguir "compenetrados y metidos". Aunque no hay tareas con pelota, la idea es no perder la forma física y deportiva y, cuando regrese la actividad, en la Academia aseguran que se necesitará al menos una semana para la readaptación futbolística.

San Lorenzo adaptó los horarios para mantener una rutina similar a la habitual. Entre las 8 y las 8.30, los jugadores realizan un desayuno rico en hidratos de carbono, que incluye pan, copos de maíz, granola, queso untable, mermelada y miel, acompañado por una infusión y una fruta para reforzar el sistema inmunológico. Luego, el consejo es respetar las cuatro comidas diarias y alimentarse con vegetales crudos o cocidos, frutas y una hidratación adecuada.

Pol Fernández, en plena rutina física
Pol Fernández, en plena rutina física

Desde las 9 comienza la actividad, con tareas de activación general y focalizadas: zona media, tobillos y cuádriceps. Luego se realizan trabajos aeróbicos y de fuerza, para terminar con unos minutos de elongación. Finalmente, entre las 11 y las 11.30, se apuesta por la parte táctico-técnica: un integrante del CT de Mariano Soso charla con ellos, chequea su estado, resuelve dudas y cada jugador recibe un video con acciones individuales y colectivas para refrescar postulados de juego, táctica y estrategia. La Secretaría Técnica, a cargo de Hugo Tocalli, Leandro Romagnoli y Beto Acosta, reciben información permanentemente.

En el interior del país ocurre lo mismo. Newell’s le envió un plan de entrenamientos personales a los jugadores y se realiza un seguimiento diario por Whatsapp, además de mantener la dieta sugerida por los nutricionistas. Algo similar hace Rosario Central, que amoldó el entrenamiento a las necesidades y espacios, armó una batería de ejercicios –con videos incluidos- que se realizan diariamente a partir de las 9.30 y los futbolistas poseen una aplicación que provee material para que el CT realice un análisis. Además, el Canalla agregó un área de lectura sobre artículos de fútbol y por la tarde se realizan tareas en grupo -a distancia- con el técnico Diego Cocca para analizar imágenes de juego de los partidos.

Lejos de ser un momento de descanso o relajación, los equipos argentinos apuestan por intensas rutinas semanales que permitan mantener la fortaleza física y mental. Y, pese a la distancia, la conexión entre los cuerpos técnicos y los jugadores es permanente. A la espera de lo que pueda llegar a ocurrir, el fútbol está en pausa. Pero los futbolistas no.

En Europa: simulaciones, relojes y comidas a domicilio

La situación en Europa es similar y los clubes se encargan de que los jugadores se mantengan activos desde sus casas. En Barcelona se apostó por una carga de entrenamiento habitual: hay dos picos, uno a mitad y otro a final de la semana que simulan las semanas de doble partido con un día de descanso. Además, se hacen sesiones de resistencia con exigencias en bicicletas fijas para alcanzar velocidades y frecuencias cardíacas como en un partido.

Bayern Munich realiza "ciberentrenamientos": todos los jugadores se conectan por la mañana a una videollamada para hacer una rutina que dura entre 75 y 90 minutos y contempla ejercicios aeróbicos, de fuerza, de estabilidad y sesiones intensivas en bicicletas fijas. Todos los jugadores tienen relojes que transmiten los datos de la sesión a los monitores del cuerpo técnico.

En tanto, Inter de Milán realiza ejercicios aeróbicos con bicicleta o cinta, más una rutina que incluye abdominales, flexiones, sentadillas y ejercicios con pesas. Y, además, mantiene la dieta de sus futbolistas: el club envía almuerzos y cenas personalizadas, que incluyen carne roja, pollo, pastas integrales, ensaladas y magdalenas proteicas, entre otras cosas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.