En Inglaterra. Crece el escándalo por sobornos