Crece España, pero Francia es el favorito de los apostadores