Cuando apostó todo al ataque, Belgrano ganó