Cuando Boca sufrió a Alfaro: los cuatro golpes que le dio con otros equipos

Gustavo Alfaro, a puro vértigo en su exitoso ciclo en Arsena
Gustavo Alfaro, a puro vértigo en su exitoso ciclo en Arsena
Patricio Insua
(0)
22 de diciembre de 2018  • 17:49

Con la elección de Gustavo Alfaro para hacerse cargo del lugar dejado por los Barros Schelotto, la gestión de Daniel Angelici apuesta por primera vez por un entrenador sin pasado en Boca. Después de Carlos Bianchi, Rodolfo Arruabarrena y los Mellizos, ahora la conducción del plantel estará a cargo de un hombre desligado de los colores azul y oro. Sin embargo, Alfaro estableció un vínculo con el club de la Ribera como verdugo. Al frente de Arsenal, Quilmes y San Lorenzo consiguió una serie de victorias que resonaron con fuerza.

Una final entre campeones

La Supercopa Argentina 2012 ponía frente a frente al campeón del torneo Clausura, Arsenal, y al ganador de la Copa Argentina, Boca. La composición de las tribunas del estadio Bicentenario de Catamarca eran una muestra del favoritismo: de un lado, un puñado de hinchas teñidos de celeste y rojo; y, del otro, una marea auriazul que dominaba el marco del encuentro.

Pese a los dos remates en los postes de Carlos Carbonero, Arsenal no había podido imponerse en los 90 minutos de juego y por eso el trofeo se definió por penales. Desde los once metros, Cristian Campestrini atajó la mitad de los remates que le lanzaron: no pudo con los disparos de Santiago Silva, Pol Fernández y Rolando Schivi, pero cerró su arco frente a Matías Caruzzo, Leandro Paredes y Nicolás Colazo. Para que el equipo de Alfaro sea campeón, convirtieron Gustavo Canales, Hugo Nervo, Emilio Zelaya y Lisandro López.

Con Quilmes, un golpe para no llegar a la punta

La 15° fecha del torneo Clausura 2004 se ponía en marcha con River como líder de la tabla seguido apenas a un punto por el Boca de Carlos Bianchi, que daba lucha en dos frentes. El empate entre Chacarita y el elenco que dirigía Leonardo Astrada le daba a Boca la posibilidad de colocarse en la cima, pero Quilmes, comandado por Alfaro, le arrebató la posibilidad.

Con el partido encerrado entre los dos choques de la serie de cuartos de final de la Copa Libertadores ante Sao Caetano, Bianchi había decidido ir al sur del conurbano bonaerense con una formación alternativa. El Cervecero, que llevaba 27 años sin ganarle a Boca, se impuso 2-0 con goles de Danilo Gerlo y Joel Barbosa en contra.

Triunfo clave en la Bombonera

La única victoria de Gustavo Alfaro como entrenador en la Bombonera fue en la anteúltima fecha del torneo Apertura 2012 que terminaría con el título de Arsenal. Y se trató de un triunfo resonante. Ese día la gente xeneize pareció una demostración sensacional del equipo que conducía el técnico que ahora se sentará en el banco local. El equipo de sarandí se impuso en aquella jornada en todos los aspectos del juego.

El equipo que dirigía Julio Falcioni comandaba las posiciones desde lo más alto de la tabla y recibía a uno de sus escoltas (el otro era Tigre). Juan Román Riquelme detrás de la delantera compuesta por Nicolás Blandi y Darío Cvitanich eran las amenazantes credenciales de Boca. Pero Arenal tuvo un partido consagratorio. Se impuso 3-0 con dos goles de Luciano Leguizamón y otro de Emilio Zelaya, bajó a Boca de la punta para quedarse en ese lugar, sostenerlo en la última fecha y dar la vuelta olímpica en el Viaducto.

Una victoria al frente de San Lorenzo

La experiencia más negativa de Alfaro en un cuarto de siglo como entrenador fue al frente de San Lorenzo. Sin embargo, el arranque del torneo Apertura 2005 había sido positivo y la victoria ante Boca en la 5° fecha le permitía sostener el invicto y la primera colocación. En el Nuevo Gasómetro la visita se había puesto en ventaja con un gol de Marcelo Delgado, pero los dueños de casa lo dieron vuelta con los festejos de Darío Bottinelli, Jorge Ortiz y Pablo Barrientos, mientras que el descuento de Martín Palermo dejó el 3-2 definitivo.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.