Rumbo al Mundial 2002. Cuando en Cardiff el rugby le cedió su lugar al fútbol