Violencia sin fin. Cuando los jugadores se contagiaron del escándalo