Cuerpo y alma

Juan Sebastián Verón, la guía de Estudiantes, disfruta de este momento único; "Tengo la cabeza de los 34 y la fuerza de los 20", sentencia, y resalta su espíritu ganador
Francisco Schiavo
(0)
15 de diciembre de 2009  

ABU DHABI.- Es lo que se propuso cuando volvió en 2006. La imagen suya junto con la del entrenador Alejandro Sabella, con el fondo del afiche de la FIFA del Mundial de Clubes, recorre el mundo y reposiciona a Estudiantes dentro de una fastuosa y privilegiada comunión de equipos. Por ascendencia, ambición, espíritu ganador y convencimiento, en buena parte, Juan Sebastián Verón guió a Estudiantes de La Plata a Abu Dhabi. El hombre mira por el rabillo y paladea su momento.

Para Estudiantes, para Verón, se acabó el embelesamiento con las mezquitas, con las túnicas blancas como la nieve o con los rezos y las plegarias que son tan difíciles de desentrañar por aquí. Ya se entró en la órbita del fútbol y se gira alrededor de los que pueden ser los dos partidos más importantes en la época moderna.

Hace rato que la Brujita los espera. Desde el momento mismo en que Estudiantes dio la vuelta olímpica en el Mineirao. O tal vez antes. Acaso desde su mismo debut con la camiseta pincharrata, en 1993, y aquellos tiempos de la B Nacional. Entonces, se despacha, habla a gusto. "No existe mejor presión que esta en la vida. Presión siente un albañil que se levanta a las cinco de la mañana y no sabe si llega a fin de mes. No existe un mejor deporte que éste y, por suerte, nosotros estamos acá. Hace seis meses que nos estamos preparando para esto, si bien tuvimos otra competencia en el medio." Suena convencido.

La conferencia de prensa en el estadio Mohammed bin Zayed va de un lado a otro. Todos quieren escucharlo. Y es gracioso verlo con los auriculares puestos, con los que sigue con atención a los intérpretes. Dice no entender la pregunta de un coreano y contesta con un seco yes -pícaro y algo irreverente- una larga pregunta de un árabe sobre si Diego Maradona era el mejor técnico para el seleccionado argentino.

Verón no quiere saber nada con Barcelona. Ni siquiera quiere imaginarlo. "Tenemos un partido antes contra los coreanos, que proponen un juego muy duro y muy físico. Sólo después se conocerá el rival de Barcelona. Vamos a hacer lo mejor para llegar a la final, pero del otro lado pensarán lo mismo. En el fútbol puede pasar cualquier cosa porque el favoritismo nunca es seguro. Es cierto que tenemos la ilusión de llegar a la final, pero los coreanos deben sentir lo mismo. Eso sí: es importante estar acá después de tanto tiempo."

La gran oportunidad le llegó en los tramos finales de su carrera. ¿Se siente con menos empuje? ¡Qué va! "Creo que estoy en el momento justo. Tengo la cabeza de los 34 y la fuerza de los 20. Me siento así, tal cual. El hecho de disputar algo tan importante con el club en el que me inicié, de seguir los pasos de mi padre? Me siento como si tuviera 20. No hay mejor momento que éste."

Hasta la llegada de Barcelona todos lo siguieron a él. Ahora la atención es compartida con las figuras del equipo español? Henry, Ibrahimovic, Xavi, Iniesta? y Messi. Justo Messi, con el que tuvo un llamativo apego de charlas y consejos en los últimos tiempos del seleccionado nacional. "Barcelona es el mejor equipo de los últimos años. Hace todo bien y da gusto verlo jugar. Messi alcanzó este año un pico impresionante. Cambió mucho su carácter y me alegro mucho por él como compatriota."

Verón es un hincha más. Los sentimientos entran en juego y se le pregunta por el público de Estudiantes. "A la gente que vino a vernos sólo puedo decirle lo mismo que en Belo Horizonte: que estén con fe, con esperanza. Ellos saben que el equipo siempre dio lo máximo. Y juntos sabemos que mañana no va a ser un día más en la historia del club." De corazón.

Cerca del final, se busca un vuelo alto. Tanto que casi roce el cielo. "Ojalá podamos alcanzar ese nivel que tuvimos en la final de la Copa Libertadores. Eso nos hará mantenernos fuertes en una instancia decisiva. Se fueron jugadores importantes, pero trataremos de llegar a ese nivel. Si lo conseguimos, entonces estaremos más cerca de ese objetivo." Por Estudiantes: de pies a cabeza.

  • Un plantel demasiado escurridizo

    Tal vez por cábala o por concentración, los jugadores de Estudiantes no tienen demasiado contacto con la prensa. Los 15 minutos de atención que obliga la FIFA se cumplen a rajatabla y pocas veces se los ve por el lobby del hotel Intercontinental. Es más: ayer aprovecharon la distracción del primer entrenamiento de Barcelona y, sin aviso, visitaron una de las principales mezquitas de la ciudad.
  • Sabella, en siete frases

    "Vimos el partido de los coreanos. Son diferentes estilos para un mismo objetivo. Hay que dar lo máximo para respetar nuestra historia"

    "Barcelona es el mejor de la actualidad, más allá de algún resultado. Mezcla la velocidad europea con la técnica sudamericana"

    "Vimos muchos partidos de ellos, pero, la verdad, es difícil encontrarles un punto débil. Son todos jugadores de selección"

    "Somos iguales que los hinchas. Sentimos lo mismo por Estudiantes. Lo queremos de la misma manera"

    "Tenemos una gran gratitud hacia la gente y ellos deben tenerla con el equipo. Hay que tener temple, entrega y coraje"

    "El clima no nos favoreció mucho. Hacía 11 meses que no llovía y nosotros agarramos un diluvio de dos días"

    "Disfrutamos lo que pudimos del lugar. Hicimos un par de paseos, pero es muy difícil sacarnos de la cabeza para lo que vinimos"

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.