"Cumplimos el sueño de todos, el nuestro y el de los hinchas"

Santiago Silva desembarcó en el Sur hace menos de un año por pedido de Jorge Burruchaga; la llegada de Julio César Falcioni lo potenció y los goles del delantero charrúa fueron determinantes rumbo al primer título en la historia para Banfield; desde la otra orilla del Río de la Plata, el N° 9 disfruta de un momento único que ni se imaginaba
Diego Morini
(0)
15 de diciembre de 2009  

Hace casi un año llegó a Banfield: el 23 de enero cerró su acuerdo para jugar en el equipo del Sur. Lo pidió Jorge Burruchaga después del informe que le entregaron sus colaboradores y que daba cuenta de que Santiago Silva tenía un promedio de gol de un tanto cada tres partidos. Por entonces, también Darío Cvitanich estaba en la lista de centro delanteros, pero la contundencia del Tanque charrúa liquidó la contienda. Y pagó la apuesta a puro festejo. En el primer torneo se despachó con nueve y en el segundo con 14 y... el título del Apertura. Está claro que eso de quemar redes le sienta muy bien.

Cara de malo suele tener Silva, como para estar a tono con su entrenador, Julio César Falcioni, con el que anteanoche se confundió en un abrazo interminable. "Lo fundamental para cualquier jugador es la confianza. Desde que llegué me la dieron y con la llegada de Falcioni todo salió a la perfección. Es determinante para que uno se pueda sentir bien que te apoyen siempre", comentó Silva, desde la otra orilla, ya de vacaciones y disfrutando de su doble premio: el de goleador del fútbol argentino y campeón del torneo local.

Fue inmediata sus identificación con la gente de Banfield. En su primer paso con la camiseta del Taladro, el 7 de febrero pasado, en Mendoza, en la primera fecha del Clausura, ante Godoy Cruz, le alcanzaron 23 minutos para dejar su primer huella, con el tanto que sirvió para empatar el partido. Esta aventura comenzó pensando en otros objetivos y terminó con el máximo galardón del fútbol vernáculo. "La verdad es que desde que llegué al club me sentí muy cómodo. Pero cuando comenzamos la última pretemporada, ya con Julio [por Falcioni], la propuesta personal era trabajar duro para llegar a lo máximo y tener un buen nivel. Era demasiado pensar que todo se iba a dar tan redondo. Pero creo que se conjugaron muchas cosas que permitieron alcanzar el título. Pero tengo que ser sincero y decir la verdad: todo esto no lo imaginaba. Es más. La verdad todavía cuesta advertir la dimensión del logro. Está todo muy fresco. Lo único que ahora pienso es que tengo que disfrutar y que mucho se lo debo agradecer a Banfield, que depositó su confianza en mí."

El mate como compañero y La Vela Puerca como musa inspiradora, el oriental oriundo de la Avellaneda uruguaya se enfundó en la bandera de su país en la tarde del 13 de diciembre cuando se bañó de gloria. La emoción de la Bombonera aún perdura y las imágenes que aparecieron estuvieron vinculadas con los afectos. "Los primeros que se me vinieron a mi cabeza, después de que Abal terminó el partido, fueron mis familiares, la gente que estuvo en los momentos más complicados. Uno siempre piensa en todos los que apoyaron y en el afecto de la gente que a uno lo quiere bien. Fue sentir que se cumplió el sueño de todos, el nuestro y el de los hinchas."

A puro gol Silva marcó el camino del campeón. Y las miradas sobre el hombre que comenzó su camino en el universo de la pelota en Central Español, de Uruguay, se multiplican. Tanto que su futuro es un verdadero interrogante en Banfield. Nadie se imagina un 2010 sin el Tanque, pero lo concreto es que Vélez, el dueño del 50% del pase del jugador, fijó una opción de compra de US$ 1.250.000 de los derechos económicos. Si bien todo estaría acordado entre la entidad de Liniers y Banfield, aún no está resuelta la continuidad del jugador, ya que su representante, Jorge Betancourt, tendría varias ofertas del exterior por el atacante charrúa, dueño de la otra mitad de su pase.

"La verdad es que yo estoy muy contento con todo lo que pasa en Banfield. Me abrieron las puertas y eso tiene un gran valor para mí. Pero no sé que va a pasar. Sinceramente quiero disfrutar, personalmente haber logrado el campeonato es muy importante", dijo Silva, que será tentado para que, al menos, se quede seis meses más en el Sur, pensando en otro gran desafío: la Copa Libertadores.

Las sonrisas se multiplican para Silva, que ahora deberá cumplir con una serie de promesas. Nada de cábalas, no cree en nada de eso. Caminatas, rezos, tatuajes, cambios de look... Si hasta su compinche, Sebastián Fernández, su amigo y complemento ideal dentro de la cancha, un par de días antes de la coronación confió: "Hicimos una promesa con Santiago si se da el campeonato. Yo me pelo por completo y él se deja crecer el cabello y se lo tiñe de platinado".

Así de curiosa resultó esta relación que nació entre Papelito y el Tanque . Entre gambetas y goles. Y también entre festejos de los más extravagantes. "La verdad es que con Sebas se formó algo genial. Nunca me había sentido tan cómodo con alguien dentro de la cancha. ¿Cómo fue lo de los festejos? Empezó el semestre anterior, estábamos en un entrenamiento jugando y empezamos a hacer esas cosas de tirarnos uno encima del otro. Después los dos empezamos a hacer goles y lo mantuvimos porque nos divertía mucho." Una pareja especial, que hasta quizá comparta tardes con el seleccionado uruguayo. Fernández es parte del proyecto Tabárez, Silva no estuvo durante las convocatorias, pero con un título debajo del brazo y 14 festejos en la Argentina, quizá tenga algún lugar hacia Sudáfrica.

No importa el lugar. Lo suyo es hacer goles. Dejó su marca en Uruguay, en Alemania, en Portugal, en la Argentina. Es un animal del área y su gran explosión la disfruta el campeón del fútbol argentino. Desde su desembarco lleva 23 festejos en 35 partidos y los últimos 14 fueron los más importantes, los que valieron para el título. Ese que soñó durante varias tardes en el predio de Luis Guillón. El que imaginó al ritmo del Sensei, de las Pastillas del Abuelo, la canción emblema del plantel. Ese que hoy ya tiene en su poder.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.