La Copa Libertadores. D’Alessandro y el Pato, en una noche especial