Entrevista. Daniel Grinbank: una mano amiga