De la Cruz, la carta en la que Gallardo confía para reemplazar al Pity Martínez y que divide a los hinchas de River

Nicolás De La Cruz, una apuesta de Gallardo, resistida por los hinchas
Nicolás De La Cruz, una apuesta de Gallardo, resistida por los hinchas Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
4 de febrero de 2019  • 17:00

"El murmullo se puede cambiar por aplauso. ¿Cuánto tiempo estuvo el murmullo por el Pity Martínez?". Las palabras de Marcelo Gallardo no son de ayer, luego de una positiva actuación de Nicolás De La Cruz , con asistencia incluida en el triunfo de River ante Vélez por 2-1. El técnico lo apoyó hace 12 días tras la derrota con Unión en el Monumental, en la que una deslucida actuación generó murmullos, silbidos e insultos para el uruguayo de 21 años. Pero el DT lo viene haciendo desde hace tiempo: es la persona que más confía en su potencial y este año empezará a darle más espacio y oportunidades, buscando llenar el hueco que dejó Gonzalo "Pity" Martínez . Mientras tanto, el volante ofensivo gana regularidad pero divide a los hinchas millonarios: ¿puede asumir esa responsabilidad?

Anoche, la ausencia de Juan Fernando Quintero en el equipo titular, tras retornar de su tendinitis en el isquiotibial izquierdo que le impidió estar ante Godoy Cruz, le permitió a De La Cruz tener una nueva oportunidad. Luego de sus pálidas actuaciones en los ingresos ante Defensa y Justicia, Unión y Godoy Cruz, y tampoco poder hacer pie como titular ante Patronato, el Muñeco apostó por él en un duelo crucial ante un Vélez que llevaba 14 partidos invicto como local. Y el uruguayo le respondió: ubicado en la banda izquierda en un 4-1-3-2, fue de menor a mayor y se terminó erigiendo como uno de los mejores de River, asistiendo a Rafael Borré en el tanto del 1-0 con un gran pase filtrado para la definición del colombiano.

"Es un jugador joven con muchísima proyección, virtudes y cualidades técnicas destacables que encajan en nuestro juego", lo había definido Gallardo en julio de 2017 cuando la institución de Núñez pagó cuatro millones de dólares por el 30% del pase del juvenil que dejó Liverpool de Uruguay tras ocho goles en 35 juegos y que también había actuado en la Sub-20 de su país: fue campeón en el Sudamericano 2017 con tres festejos en nueve partidos y cuarto en el Mundial con dos tantos en siete encuentros.

Hermano de Carlos Sánchez, frente a Vélez acumuló su novena asistencia en los 37 partidos (21 de titular) que lleva en River, mientras que solo le pudo convertir a Lanús en la victoria 5-1 de la séptima fecha de la presente Superliga (28 de septiembre de 2018). Aquella noche en el Sur, en la que también asistió a Scocco, se vieron quizás sus mejores pinceladas, que revivieron ayer en Liniers: más allá de que su primer tiempo fue regular, el pase gol al inicio del complemento le dio calma, empezó a desequilibrar con potencia, supo unir líneas con claridad y manejó bien la pelota, aportando pausa o velocidad según lo que la jugada indicaba. Casualidad o causalidad, sus mejores tareas fueron de visitante, lejos de la exigencia del Monumental.

Según datos de Opta, tuvo el 90% de precisión en los 30 pases que intentó (27 fueron en campo contrario), fue el jugador que más disputas de balón tuvo (23 con un 56,5% de duelos ganados), generó una buena sociedad por izquierda con Milton Casco (el lateral izquierdo fue el que más pases recibió de De La Cruz con seis y el que más veces le cedió el balón con 10) y se transformó en un duro obstáculo para los jugadores de Vélez: ningún otro futbolista recibió tantas faltas (6) como él.

Nicolás De La Cruz, figura de River ante Vélez
Nicolás De La Cruz, figura de River ante Vélez Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Quintero lo bancó, Mora lo felicitó y Gallardo lo apoyó: "Agarrando confianza, nos va a aportar. Partidos así lo ponen en una posición para ser tenido en cuenta. Fue muy bueno su segundo tiempo", dijo el DT sobre De La Cruz, quien sumó su novena asistencia en 37 partidos

De esta manera, se ganó los elogios del número 10: Quintero lo abrazó y lo felicitó en el festejo de gol de Borré, en un claro gesto de confianza hacia su compañero. También lo celebró su compatriota y amigo Rodrigo Mora, ya retirado del fútbol profesional: "Tomá, hacelo. Sí señor, Mbappé", escribió en las redes sociales, ya que "Mbappé uruguayo" es el apodo que Mora le estampó por su similar apariencia a la estrella francesa. Y además lo valoró Gallardo, quien lo buscó hace un año y medio para reforzar su plantel y confía ciegamente en sus habilidades.

"Es un jugador que a partir de que vaya agarrando confianza nos va a aportar. Partidos como hoy lo ponen en una posición para ser tenido en cuenta, porque fue un partido ante un rival difícil y se tenía que hacer ver. El segundo tiempo de él y de todo el equipo fue muy bueno", destacó el entrenador en la rueda de prensa tras la victoria frente al Fortín sobre el jugador con las características más parecidas al Pity Martínez, quien también lo apoyó antes de partir a Atlanta United de la MLS: "Hay que esperarlo porque es chico, entrena fuerte y tiene unas condiciones bárbaras. Nicolás es un gran jugador. Espero que le vaya bien".

Intentaré darle mi confianza para que pueda explotar sus virtudes, que son muchas. Todo va a depender del jugador, de la paciencia de la gente y de mi virtud como entrenador
Marcelo Gallardo

Tras el duelo con Unión, el Muñeco también había opinado sobre el potencial del uruguayo: "La exigencia siempre existió en este club y siempre va a estar. Va a depender de cada uno de los futbolistas para absorber de la mejor manera eso y tratar de cambiarlo por aplausos o reconocimiento. Yo creo en los futbolistas e intentaré desde mi lugar darle la confianza para que pueda explotar sus virtudes, que son muchas. Todavía le cuesta, es un jugador joven. Y lo de los murmullos es muy relativo... ¿cuánto tiempo estuvo el murmullo por el Pity Martínez? Todo va a depender del jugador, de la paciencia de la gente y de mi virtud como entrenador".

Las palabras son claras y tienen un objetivo concreto, más allá del trabajo individual que tendrá con su protegido: calmar la ansiedad del exigente hincha de River, que hoy, tanto en la cancha como en las redes sociales, se divide entre aquellos que apuestan a creer que el DT podrá exprimir al máximo a De La Cruz, tal como sucedió con Pity luego de dos primeros años de desconfianza, y aquellos que siguen sin poder confiar en que el uruguayo se destapará y mostrará una versión mejorada. "Que la gente crea", fue la frase de Gallardo que se popularizó durante la última Copa Libertadores. Hoy puede volver a sacarla a relucir.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.